Algunas consideraciones generales previas

Autor:Dr. D. José Manuel Canales Aliende
Cargo del Autor:Catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Alicante y Director del Observatorio Lucentino de Administración y Políticas Públicas Comparadas
Páginas:9-10
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 9

El Estado debe ser hoy además de un Estado de Derecho, que es una conquista histórica irreversible de la humanidad, un Estado eficaz, transparente, ético, equitativo, democrático, participativo, y fomentador del estímulo y de las iniciativas particulares económicas y sociales. A todo lo anterior, respondería sistemáticamente el llamado paradigma de la “gobernanza democrática”, que uniría el “buen gobierno” con la democracia y la participación ciudadana y la sociedad civil; y que se opondría al caudillismo, al neopopulismo y al neoconservadurismo. La gobernanza es una visión y una actuación gubernamental más dinámica, compleja y moderna del gobierno; y que está en relación con las diversas instituciones y actores de la sociedad civil. Esto implica un protagonismo “estratégico” del gobierno representativo y democrático. Lo público no será sinónimo exclusivamente de lo estatal, sino que implicaría también la colaboración y la relación del Estado, y de las instituciones públicas, con otras instituciones y actores de la sociedad civil.

La gobernanza democrática se articula a su vez, en los cuatro siguientes principios básicos:

La percepción ciudadana de su legitimidad.
1)

El papel clave de los ciudadanos en su proceso, a través de su opinión
2)
y participación.

La existencia de un proyecto político social común, compartido y
3)
creído por la ciudadanía y la sociedad civil.

Una gestión pública moderna y eficaz, así como, transparente, ética y
4) responsable.

El Libro Blanco de la Gobernanza Europea establece, como es sabido, cinco principios básicos para la buena gobernanza, y que son los siguientes:

1) La transparencia o apertura.

2) La participación ciudadana.

Page 10

3) La responsabilidad.

4) La subsidiariedad.

5) La eficacia.

6) La coherencia.

Estos principios básicos antes señalados, se complementan a su vez con los ya vigentes de la proporcionalidad y de la subsidiariedad.

En el nuevo marco de la gobernanza democrática y en la lucha contra la exclusión social, deben además mencionarse por su papel cada vez más protagonista y dinámico en las sociedades contemporáneas, las entidades y empresas del tercer sector, los nuevos movimientos sociales, los movimientos feministas, étnicos e indígenas y el voluntariado.

Las personas, y no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA