Conferencia Internacional del Trabajo

Páginas:27-27
RESUMEN

La sesión de junio de 2009 de la Conferencia Internacional del Trabajo no sólo aprobó un histórico Pacto Mundial para el Empleo, sino que también consideró una amplia gama de asuntos, entre las que figuran un nuevo instrumento de la OIT relativo al VIH/SIDA y el mundo del trabajo, el coste económico y social del trabajo forzoso en todo el mundo, el efecto dado a los Convenios y Recomendaciones de la OIT, y la igualdad de género como cuestión transversal en el Programa de Trabajo Decente de la OIT.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 27

La Conferencia celebró el primero de los dos debates sobre una nueva norma internacional del trabajo sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo. En el marco de una epidemia creciente, agravada por la repercusión de la crisis financiera en los presupuestos sanitarios, la asistencia al desarrollo y los programas de tratamiento, el Comité combinó una sensación de urgencia con un compromiso con la acción práctica, el consenso y la colaboración.

Se prevé que un instrumento centrado en el VIH y el mundo del trabajo otorgará un nuevo impulso a los programas de prevención y las medidas antidiscriminación a escala nacional y en los lugares de trabajo, y contribuirá a reducir las incertidumbres relacionadas con la salud. Asimismo, reforzará la contribución del mundo del trabajo a la consecución del acceso universal a los recursos de prevención, tratamiento, atención y apoyo en el ámbito del VIH, y promoverá la recopilación y el seguimiento de información. En junio de 2010 tendrá lugar un segundo debate sobre la Recomendación propuesta.

La Conferencia evaluó además la igualdad de género en el ámbito laboral, un valor fundamental de la OIT y un componente esencial del Programa de Trabajo Decente de la Organización. Su Comité de Igualdad de Generó informó de los avances efectivos logrados hacia la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres desde 1985, cuando la CIT celebró por última vez un debate general sobre la cuestión. No obstante, también reconoció que sigue habiendo grandes dificultades: las mujeres asumen aún la mayoría de las responsabilidades familiares, lo que entorpece a menudo su participación plena en el mercado laboral y su habilitación económica; siguen ganando menos que los hombres a cambio de trabajos de igual valor; su presencia en la economía informal y en los puestos de trabajo poco cualificados y escasamente remunerados es excesiva, y continúan ocupando pocos puestos de dirección.

La Conferencia Internacional del Trabajo: una visión general

La 98ª Conferencia internacional del Trabajo aprobó un programa y un presupuesto para el bienio 2010-2011 de 726,7 millones de dólares, lo que supone el mantenimiento del mismo nivel de recursos que en 2008-2009. Más de 4.000 delegados de gobiernos, trabajadores y empleadores, procedentes de 183 Estados miembros de la OIT, participaron en la Conferencia.

Los delegados afirmaron que la crisis económica mundial pone en peligro los frágiles avances logrados en la capacitación de las mujeres, pero también plantea la posibilidad de configurar nuevas respuestas de política de igualdad de género, con medidas que proporcionan mejores oportunidades de conciliar las responsabi-idades laborales y familiares, tanto para los hombres, como para las mujeres. La futura labor de la OIT, y las respuestas a las crisis del empleo, deben ayudar a los mandantes a generar igualdad de oportunidades para hombres y mujeres en lo que atañe a la educación y la formación para la adquisición de destrezas, el reparto de responsabilidades familiares, la remuneración del trabajo, el empleo en la economía formal y el desarrollo de la iniciativa empresarial. Un informe preparado para la Conferencia pone de relieve buenas prácticas en la superación de los déficit de igualdad de género respecto al acceso a las oportunidades de empleo, la protección y el diálogo social y los derechos en el trabajo. Durante la sesión plenaria, los delegados trataron el último informe de la OIT sobre la situación de los trabajadores en los territorios árabes ocupados, en el que se describe "una sombría situación humana, económica y social, eclipsada por las negociaciones de paz estancadas".

En la sesión plenaria de la Conferencia del 9 de junio se debatió el informe global anual de la OIT sobre trabajo forzoso. En el documento, titulado "Elcoste de la coerción"se estima el "coste oportunidad" de la coerción a los trabajadores afectados por las prácticas de trabajo forzoso en términos de ingresos perdidos en más 20.000 millones de dólares de Estados Unidos (véase más adelante un artículo específico al respecto).