España concede a la empresa repsol ypf permisos de investigación de hidrocarburos en aguas situadas, en aplicación del método de la equidistancia, más allá del mar territorial de las Islas Canarias frente al litoral marroquí

AutorM. Requena Casanova
Páginas501-505

Page 501

  1. El 21 de diciembre de 2001, el Gobierno español concedió por Real Decreto 1462/2001 nueve permisos de investigación de hidrocarburos al grupo Repsol YPF en el Océano Atlántico frente a las costas de las islas de Fuerteventura y Lanzarote. De las nueve concesiones, dos estarían situadas, en aplicación del método de la equidistancia, en sendas áreas marinas unidas por dos vértices, cuyas coordenadas geográficas se corresponderían con el paralelo 28° 05´ N y 13° 30´ O y con el paralelo 28° 15´ N y 13° 20´ O, es decir, más allá Page 502 del mar territorial de las islas Canarias y a menos de un centenar de kilómetros del litoral marroquí, a la altura de la ciudad de Tarfaya. La primera reacción oficial del Reino de Marruecos a la decisión tomada por el Ejecutivo español tuvo lugar el 27 de diciembre de ese año, a través de un comunicado de protesta en el que el Ministro de Cultura y Comunicación alauí recordaba a España «la necesidad de respetar el derecho y la costumbre internacional que estipulan la no modificación de los límites marítimos de manera unilateral entre países cuyas costas son adyacentes o están frente a frente, ya que esta delimitación se debe hacer de común acuerdo entre las dos partes, sobre la base del Derecho internacional, a fin de llegar a una solución equitativa para todas las partes», añadiendo que «los estudios geográficos y geológicos de la región demuestran claramente que la plataforma continental marroquí no se limita a la línea media» (vide comunicado en http://www.maec.gov.ma/comm/comm201.htm, consultada el 9 de abril de 2002). Tras la publicación oficial de las concesiones (BOE núm. 20, de 23 de enero de 2002), al comunicado le sucedió una protesta formal, mediante nota diplomática remitida el 31 de enero de 2002 a la Embajada de España en Rabat, en la que (vide el texto en http://www.maec.go.ma/comm/comm220.htm, consultada el 9 de abril de 2002), el Ministro de Asuntos Exteriores marroquí calificaba la decisión del Gobierno español de «inaceptable» e «invitaba encarecidamente a España a suspender su aplicación» aportando las precisiones siguientes: «1. La autorización acordada a Repsol alcanza una zona situada más allá del mar territorial de las islas Canarias y se extiende hasta la línea mediana que el Gobierno español pretende consagrar unilateralmente como la línea de delimitación de la plataforma continental entre los dos países. Pretensión que Marruecos impugna formalmente;

  2. Marruecos precisa que nunca ha consentido la modificación unilateral de los elementos relativos a los espacios marítimos de la región y recuerda que ya había rechazado todas las tentativas de las autoridades españolas al efecto». En concreto, se refiere la nota a la protesta derivada de la delimitación efectuada por España en aplicación del artículo 4.2 del Reglamento (CE) número 1489/97, de la Comisión, de 29 de julio de 1997, relativo a los sistemas de localización de buques vía satélite por el que «cada Estado miembro deberá transmitir a los demás Estados miembros, antes del 31 de diciembre de 1997, una lista completa de las coordenadas de latitud y longitud que delimitan su zona económica exclusiva o su zona de pesca exclusiva» (DO L 202, 30 de julio de 1997, pp. 18-23). En cumplimiento de esta obligación, España notificó en 1997 a los demás Estados miembros que la zona económica exclusiva de facto de Canarias se extiende hasta una línea equidistante entre Fuerteventura y Lanzarote, por un lado, y la costa marroquí, por otro, circunstancia que motivó la protesta de Marruecos en diciembre de 2000. Además, la nota marroquí recuerda que «según las normas del Derecho internacional, la delimitación de la plataforma continental se efectúa mediante acuerdo, para alcanzar una solución equitativa», y considera que en este caso España realizó «una delimitación unilateral...

To continue reading

Request your trial