Comentario Mercado, solidaridad y derechos humanos

Autor:Carlos J. Maluquer de Motes y Bernet
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Civil - Universidad de Barcelona
Páginas:509-512
RESUMEN

1. Consideraciones del mercado. 2. Constitución económica y tutela del consumidor.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 509

1. Consideraciones del mercado

El mercado es garantia de la libertad y es determinante de la vida económica en cuanto productor de reglas propias. Es una realidad que penetra en la sociedad y se configura como un espacio de libertad. Pero también ofrece una problemática en la medida en que puede desdibujar la dignidad personal y convertirla en un simple valor de cambio. El profesor Perlingieri asume la idea de que el mercado se convierte en un instrumento que debilita las relaciones sociales, que conduce a las personas a un exceso de mercantilización. Con ello se quiere expresar que la economía domina las relaciones sociales y se convierte en un distribuidor de riqueza.

Pero el mercado siempre tiene una relación con la moral y con el derecho. Necesita al derecho, ya que necesita normas que lo legitimen y lo regulen. El mercado es una institución jurídica que tiene su propio estatuto normativo en función de sus propias peculiaridades y siempre condicionado por el contexto cultural en el cual se inserta.

El mercado posee un estatuto jurídico propio, si bien no todos son iguales. Hay muchos mercados y muchos estatutos, por territorios, por sujetos, por objetos, pero en donde en todos podemos encontrar unos principios generales que regulan el mercado como tal y unas normas específicas en función de sus propias peculiaridades.

El mercado se configura como un instrumento donde no es fácil contemplar la distinción entre hombre y ciudadano por un lado, y productor y consumidor1 por otro. El derecho no se establece exclusivamente al servicio de las ra-Page 510zones económicas y evita la mercantilización de la sociedad y de los derechos civiles. El derecho garantiza la conservación de la realidad y promueve la transformación de la sociedad para que se alcance una vida libre y decorosa. También garantiza la conservación de la sociedad. Por ello, la racionalidad económica no es independiente de la política y el derecho.

La defensa del mercado se basa en la defensa de la empresa privada, que está determinada por la iniciativa económica para desarrollar la actividad. Pero esta iniciativa necesita unas reglas, necesita estar sometida a controles para armonizar esa inicitiva con los fines sociales. Hay que tener presente, también, la utilidad social. Consecuentemente, si bien es dificil demostrar un equilibrio, la realidad impone estimular la iniciativa...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA