La codificación en la obra de Savigny

Autor:Pio Caroni
Páginas:1-43
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 1

1. Un preámbulo

Son muchas las claves de lectura de Savigny, o bien -de un modo menos genérico- diferentes las aventuras interpretativas destinadas a descubrir y evaluar los significados de su desarrollo histórico y sistemático. ¿Cuáles son posibles, cuáles útiles? La utilidad depende del elemento elegido, es decir de su capacidad para asumir y expresar valores interpretativos generales; para ir más allá de lo contingente y lo concreto y, por lo tanto, para abarcar también los pasajes que el intérprete considera cruciales y defi-nitorios de toda una obra. Hoy me propongo reflexionar sobre la postura de Savigny contra la codificación. Aún la considero -a pesar de lo manido del tema a causa de tantos enfoques complacientes- como un rasgo de la obra que, al menos así lo espero, no me hará encallar en los detalles ni me obligará a exagerar o convertir en abstracto lo que es ocasional.

Ésta no es una elección obvia. Pero renuncio a aprovecharme de dos argumentos para justificarla: el de la importancia y la fama del Beruf, en el que se afronta el tema de la codificación con el ímpetu de quien se siente -quizá- con el agua al cuello; y también el de la constante reaparición de este tema en las obras sistemáticas posteriores al Beruf.

Prefiero explicar esta elección reflexionando sobre los lugares sa-vignyanos en los que se repite el elemento de la codificación; sobre su oportunidad, sobre su duración, sobre el nexo que los une a otros lugares que no tengo el derecho de eliminar de mi investigación solo por estar rotulados con un elemento diferente.

2. Partiendo de un ensayo de 1969

Hace diez años, proponiéndome indagar sobre los orígenes del concepto

Page 2

moderno de codificación, me tropecé con la reflexión de Savigny contra la codificación, que es bien conocida por su condena indiferenciada y por la inercia que de ella resultó; menos en cambio -como comprendí luego reflexionando sobre el tema- por su congruencia con las opciones científicas ya definitivas de Savigny y por su oculta -pero modernísima- justificación.

La exploración monográfica que siguió a mi curiosidad inicial confirmó -creo poder decir- la relevancia del episodio, al menos en el ámbito de la investigación concreta mencionada al principio. En aquel trabajo1, lejano ya en el espíritu y en el tiempo, intentaba aclarar las razones que habían movido al fundador de la escuela histórica a pronunciar una condena despiadada y definitiva del postulado codificador. También me interesaba comprender cuál era la apuesta que estaba efectivamente en juego para Savigny. La rapidez de la respuesta a las provocaciones de Thibaut y la dureza del veredicto dejaban lugar para algunas conjeturas que había que comprobar o -si era el caso- corregir. Y, por último, me parecía urgente intentar situar el episodio en el iter científico de Savigny, es decir, intentar comprobar si estaba conectado con él y, en caso afirmativo, de qué modo: orgánico, estructural o accidental.

Para responder a todas estas preguntas retrocedí en el tiempo, aunque permaneciendo siempre en el seno de la perspectiva savignyana. Por consiguiente, concedí una amplia extensión a la biografía científica, fui reuniendo cartas y seguí con atención las distintas circunstancias que, después de 1814, obligaron a Savigny a reflexionar de nuevo sobre el tema de la codificación. Terminada la investigación, llegué a este resultado: Savigny rechazó la codificación, no tanto porque entraba en conflicto con su tesis general sobre el nacimiento del derecho (la Volksgeistlehre), cuanto por el peligro que de ella derivaba para su programa científico, concebido como un programa de reforma del derecho vigente. La premisa de esta conclusión, expuesta aquí sin matices, era la aclaración del sentido que tenían en el léxico jurídico savignyano expresiones como codificación,

Page 3

Volksgeistlehre, programa científico, etc. Quien esté algo familiarizado con la obra de Savigny sabe que se trata de conceptos clave sobre los que no solo se reflexiona en la actualidad.

A algunos no les ha agradado este punto de vista o, sencillamente, no les ha parecido razonable. De modo que no todos comprenderán por qué, diez años después de las primeras investigaciones, insisto hoy sobre el tema y tomando precisamente como punto de partida los resultados que acabo de resumir. Para ser del todo explícito, nadie me ha pedido volver a reflexionar sobre el mismo tema para luego confirmarlo, corregirlo o completarlo. Con absoluta libertad, retomo las investigaciones en el punto en el que las cerré entonces, para corregirlas o formularlas de nuevo, pero sobre todo para proseguirlas. Examinaré en primer lugar el concepto de codificación que Savigny da por descontado en el Beruf, para avanzar después indagando sobre las razones concretas que provocaron el rechazo radical y en abstracto del postulado de la codificación, sobre la reorganización que posiblemente se produce en la Volksgeistlehre y sobre el valor jurídico-político del rechazo. Más adelante, intentaré ampliar el discurso a la alternativa (científica) que Savigny opuso a la codificación del derecho, a su impacto sobre la praxis y a sus raíces iusfilosóficas. De este modo, por una explicable ironía del destino, volveré a encontrarme muy cerca del tema inicial.

3. El concepto savignyano de codificación

Entre los modelos de código que la rica y variada reflexión ilustrada había propuesto, había uno que Savigny ignora intencionadamente: el del código completo e innovador2. Las razones de esta ignorancia son claras. En los razonamientos de los ilustrados, Savigny percibió «una confianza ilimitada en la época actual, que se creía que no estaba de manera alguna destinada a algo de escaso valor, sino a la auténtica manifestación de la perfección absoluta»3. Su inteligencia del presente como un tiempo

Page 4

determinado (exclusivamente) por la historia se oponía radicalmente a esta expectativa; algo habrá que decir sobre esta inteligencia, que volvió a formular en la Volksgeistlehre. Y, por lo demás, tampoco los tres códigos iusnaturalistas que estuvieron realmente en vigor le hicieron cambiar de idea. Muchos historiadores del derecho consideraron su rechazo de la codificación -quizá un poco apresuradamente- como el repudio de las novedades materiales que contenían los nuevos códigos4. Al hacerlo así, omiten distinciones y ejemplos y olvidan que Savigny no emitió un juicio sobre los tres códigos iusnaturalistas que se aproximara a la uniformidad, sino que distinguió claramente y los condenó con argumentos diferentes5. Y además, el propio Savigny dijo, justamente de ellos y corrigiendo parcialmente opiniones propias6, que se habían limitado a ordenar de nuevo

Page 5

y a fijar «de todos modos el derecho existente»7.

Por consiguiente, la codificación -incluso prescindiendo de los tres códigos históricos- no podía innovar materialmente. Savigny jamás hizo de ello una caricatura que pudiese convertirse más adelante en blanco de sus agudas controversias. No utilizó la estratagema de considerar válido, todavía en 1814, el postulado codificador de la primera ilustración8. Prefirió considerar la codificación como la confirmación de instituciones y soluciones legislativas ya corroboradas por la praxis; precisamente como una «fijación por escrito de todo el derecho existente»9.

Hay que preguntarse entonces: ¿por qué tanto ruido? ¿Por qué apresurarse a callar a Thibaut, a apaciguar el entusiasmo levantado por su escrito y a desacreditar en abstracto una idea y un programa si éstos no modificaban en absoluto la situación actual? La respuesta a estas preguntas, que considero del todo pertinente, la dio J. Stahl unos años más tarde. La escuela histórica, recordó, no pretendió condenar la legislación. «Y no obstante, toda la labor de la legislación se reduce a establecer disposiciones o materias particulares; no debe renovar todo el estatuto jurídico ni en cuanto al contenido, es decir, las normas confirmadas hasta ahora, ni en cuanto a la forma de su autoridad, es decir, reduciendo a un código todo el derecho que se ha consolidado hasta ahora, de modo que a partir de entonces solo su admisión en el código decida sobre la validez y el sentido de las disposiciones jurídicas: la codificación». Y añade a con-

Page 6

tinuación: «Éste es el sentido de la oposición de Savigny a la propuesta de Thibaut»10.

En otras palabras: Savigny comprendió claramente que la codificación, aun cuando contuviese solo derecho preexistente, modificaba en él «la forma de la autoridad». Esta establecía un nuevo orden formal, fijaba un nuevo horizonte y se imponía como un nuevo cosmos en cuyo seno aun las cosas viejas se cargaban de significados nuevos. Lo que había sucedido en el ámbito de la compilación justinianea11 se repetía ahora en materia de codificación: la novedad no estaba provocada por la sustitución material de instituciones ya en desuso, sino precisamente por el distinto valor que les confería el hecho de encontrarse reordenadas y recogidas a tenor de nuevos principios sistemáticos. La quintaesencia del valioso descubrimiento savignyano es precisamente el haber comprendido que toda codificación renovaba la jerarquía de las fuentes y, al hacerlo, creaba nuevas interdependencias e innovaba, tanto en el ámbito formal como en el material12.

¿Cuál es el valor de este descubrimiento? Creo poder resumirlo en dos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA