La influencia del cambio climático en las estrategias empresariales

Autor:Ana Beatriz hernández-Lara/Gerard Ryan
Cargo del Autor:Profesora Agregada de la Universitat Rovira i Virgili/Profesor Titular de la Universitat Rovira i Virgili
Páginas:313-331
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 313

Ver Nota410

There is an old African proverb that says, «If you want to go quickly, go alone; if you want to go far, go together». we have to go far quickly. we can solve the climate crisis. It will be hard, to be sure, but if we can make the choice to solve it, I have no doubt whatsoever that we can and will succeed. Al Gore, 2009

Page 314

1. Introducción

Hoy día, existe una aceptación generalizada sobre la influencia de la actividad humana sobre las alteraciones climáticas. Como plantea Al goRe (2009), no importa qué nombre se le dé al problema, cambio climático, crisis climática o calentamiento global, ya que todos estos apelativos hacen referencia a la misma realidad, y la influencia de la actividad humana sobre este fenómeno es indudable.

Como se muestra en la Figura 1, se conocen cuáles son los causantes de estas alteraciones climáticas y cuál es nuestra responsabilidad, como emisores de gases de efecto invernadero a la atmósfera, especialmente CO2 (BettS, 2007; UNWTO, 2008).

[VER PDF ADJUNTO]

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), confirma la subida indudable de las temperaturas, que se evidencia a partir de la subida en la temperatura global media del aire y de los océanos, los deshielos generalizados y la elevación del nivel del mar. Una consecuencia de esta subida generalizada de la temperatura, puede ser la proliferación de acontecimientos climáticos extremos, cuya frecuencia e intensidad ha aumentado en los últimos 50 años. Entre dichos fenómenos climáticos,

Page 315

el IPCC destaca en su informe «An Assessment of the Intergovernmental Panel on Climate Change» de 2007, el aumento en determinadas regiones de olas de calor, episodios de fuertes precipitaciones, sequías, ciclones, etc. (IPCC, 2007). Además, el calentamiento global puede estar influyendo en sistemas biológicos de animales y plantas que varían sus patrones de comportamiento, y en sistemas biológicos marinos y de agua dulce, que experimentan cambios en el recubrimiento de hielo, salinidad, niveles de oxígeno y circulación (IPCC, 2007). El problema, además, no se prevé que pueda corregirse de forma rápida, ya que las emisiones pasadas de gases de efecto invernadero provocan un efecto residual que continuará generando calentamiento global en el futuro, aunque dichas emisiones se redujeran drásticamente a partir de ahora.

Todas estas alarmas sobre el problema del cambio climático pretenden generar una alerta social que despierte la conciencia sobre la necesidad de acción. Existen distintos motivos para ello, tanto de carácter económico, como por solidaridad internacional y con las generaciones futuras. La crisis climática supone una amenaza para el acceso al agua, la producción de comida, la salud, el uso de la tierra, puede amenazar el bienestar de gran parte de la población y perjudicar el desarrollo económico. El informe SteRn sobre la Economía del Cambio Climático (2006) señala que si no se hace nada para resolver el problema del calentamiento global, se estima una potencial reducción del consumo per cápita mundial de un 14% a finales del siglo XXI (SteRn, 2006). Entre las razones relacionadas con la solidaridad internacional, el IPCC (2007) destaca que muchas de las regiones más afectadas por el calentamiento global son países en desarrollo, que han contribuido en escasa medida a la aparición de este problema.

Una representación esquemática de los distintos factores y elementos involucrados en el cambio climático, y de las interrelaciones que existen entre ellos (Figura 2), muestra que en una primera etapa estas relaciones indicaban claramente la influencia de las emisiones de la actividad humana sobre las alteraciones climáticas y sus efectos. Con el paso del tiempo, se hace más evidente la existencia de relaciones en un sentido inverso, que ponen de manifiesto otras pautas de comportamiento que pueden limitar las emisiones a la atmósfera, reduciendo el impacto futuro del cambio climático.

Page 316

[VER PDF ADJUNTO]

El objetivo de este capítulo está relacionado con la dureza del problema que supone la crisis climática, y consiste en tratar de profundizar en cuál es la influencia y la responsabilidad de las distintas regiones y sectores económicos sobre el cambio climático, y cuáles están siendo las respuestas estratégicas de las empresas ante esta situación, que podrían ayudar a reducir su impacto futuro. También sería interesante, desde un punto de vista más microeconómico, poder extraer algunas conclusiones de nuestro entorno más cercano, y aportar información sobre cómo se están comportando las empresas españolas.

Page 317

2. Un análisis de la contribución de las distintas regiones y sectores económicos al cambio climático

La gran relevancia de la crisis climática para determinadas regiones, en muchos casos primeras economías mundiales, y la concienciación de determinados sectores económicos y de la sociedad en general, está produciendo grandes flujos de información sobre quiénes son los agentes y las actividades que están produciendo la mayor cantidad de emisiones de origen antropógeno a la atmósfera.

Las emisiones de gases de efecto invernadero ocasionadas por la actividad humana han venido creciendo desde la época preindustrial. En concreto, en el período desde 1970 hasta 2004, su crecimiento ha sido del 70% (IPCC, 2007). La OECD en su «Environmental Outlook to 2050. Climate Change Chapter» de 2011, indica que si no se realizan políticas más ambiciosas, estas emisiones se incrementarán en un 50% en el 2050.

Tradicionalmente, las economías más desarrolladas a nivel mundial, pertenecientes a la OECD han sido las responsables de la mayor parte de las emisiones, pero en las próximas décadas también las grandes economías emergentes, los países conocidos como BRIICS (Brasil, Rusia, India, Indonesia, China y Sudáfrica), serán responsables de una parte importante de dichas emisiones.

De todas las emisiones de gases de efecto invernadero, las de CO2 son las más relevantes, pero su comportamiento está variando entre las distintas regiones. Así, en 2009, las emisiones de los países más desarrollados se redujeron en un 1,5%, lo que puede estar explicado sobre todo por la recesión económica. Sin embargo, las emisiones de países en desarrollo, en particular las ocasionadas por China e India, han crecido a un ritmo del 3% (OECD, 2011).

Si se tienen en cuenta las emisiones per cápita (Figura 3), los países de la OECD ocupan las primeras posiciones, con emisiones de 10,6 toneladas per cápita de media en 2008. Luxemburgo, Australia, Estados Unidos y Canadá se encuentran a la cabeza, muy por encima de los BRIICS, aunque China, por ejemplo, ha doblado sus emisiones per cápita entre 2000 y 2008.

Page 318

[VER PDF ADJUNTO]

Si analizamos los sectores económicos con mayores emisiones, el sector energético ocuparía la primera posición, seguido de la industria y la silvicultura. La Figura 4 muestra los porcentajes de emisiones de gases de efecto invernadero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA