Bangladesh: Diálogo social en beneficio de todas las partes interesadas

Autor:Onchida Shadman
Páginas:32-33
RESUMEN

El diálogo social es una actividad que puede aprenderse. Ello se puso de manifiesto en el marco del programa de formación que la OIT implantó en Savar (Bangladesh), del 28 de noviembre al 7 de diciembre 2017, con objeto de fomentar la empatía entre empleadores y trabajadores. El proyecto, que incluyó actividades de formación, tuvo como objetivo principal fomentar el diálogo entre los interlocutores sociales y promover los derechos y las relaciones laborales en el sector de la confección a nivel nacional

 
CONTENIDO
revista TRABAJO
Diálogo social
en benecio de todas
las partes interesadas
Bangladesh:
El diálogo social es una actividad que puede aprenderse. Ello se puso de maniesto en el
marco del programa de formación que la OIT implantó en Savar (Bangladesh), del 28de
noviembre al 7 de diciembre 2017, con objeto de fomentar la empatía entre empleadores
y trabajadores. El proyecto, que incluyó actividades de formación, tuvo como objetivo
principal fomentar el diálogo entre los interlocutores sociales y promover los derechos y las
relaciones laborales en el sector de la confección a nivel nacional.
Por Onchida Shadman, OIT Bangladesh
32
33
revista TRABAJO
NÚMERO ESPECIAL DE 2018
DHAKA – Tras darse la señal, comienza la competición
entre empleadores y trabajadores. Treinta mujeres y
hombres participan en la misma rodeados de mesas,
papeles, bolígrafos y botellas de agua esparcidos en una
amplia sala, en medio de un gran bullicio. Nazneen
Nahar, activista sindical, gira enérgicamente la muñeca
para derrotar rápidamente a su oponente, que hace las
veces de empleador. Sin embargo, ninguno parece muy
entusiasmado cuando concluye la competición.
El juego, cuyo objetivo es simular un proceso de
negociación entre empleadores y trabajadores, forma parte
de un curso de capacitación de formadores en negociación
colectiva y resolución de controversias organizado en el
marco de un proyecto de la OIT para fomentar el diálogo
social y las relaciones laborales (SDIR) en Bangladesh,
impartido por el Centro Internacional de Formación de
la OIT. El proyecto, nanciado por Suecia y Dinamarca,
tiene como objetivo facilitar el diálogo entre empleadores
y trabajadores para promover los derechos y las relaciones
laborales en el sector de la confección.
Nahar, que cuenta con formación en derecho, brinda
asesoramiento jurídico a miembros sindicales. “El juego
nos enseñó que el uso de la fuerza da lugar a un solo
ganador. Pero si se negocia de forma estratégica, puede
alcanzarse una solución satisfactoria para ambas partes. En
el curso aprendí técnicas de negociación que serán útiles
para mí para mediar en litigios laborales”, señala.
Veintidós miembros de organizaciones de empleadores
y 44 de organizaciones de trabajadores participaron en el
programa de formación. Md Kamruzzaman, representante
de la Federación de Empleadores de Bangladesh (BEF,
por sus siglas en inglés), señaló que la participación de
trabajadores y empleadores en el mismo foro facilitó
el intercambio de nuevas ideas. “La comprensión del
punto de vista de los demás nos ha permitido tener una
mentalidad más abierta. Ello fortalecerá nuestra relación
diaria en el trabajo”.
Urmila Barua, trabajadora de la Asociación de
Fabricantes y Exportadores de Tejidos de Punto de
Bangladesh (BKMEA), comparte esa opinión. Señaló
que “al sentarnos a deliberar con los trabajadores,
constatamos que sus peticiones están justicadas. Ya no los
consideramos adversarios. Este tipo de formación permite
cambiar la mentalidad de ambas partes”.
En el marco de su proyecto SDIR, la Ocina de la
OIT en Bangladesh ha organizado una serie de talleres
similares dirigidos a empleadores, trabajadores y
funcionarios gubernamentales sobre negociación colectiva,
resolución de controversias e inscripción sindical. Los
participantes en los talleres han pasado a ser formadores
capacitados. Posteriormente impartirán formación a otros
trabajadores en el marco del Centro de Recursos para los
Trabajadores, así como a empleadores a través del Centro
de Excelencia para el Sector Textil de Bangladesh (CEBAI,
por sus siglas en inglés). También brindarán asistencia
en el establecimiento de procedimientos de resolución de
controversias en 500 fábricas de confección en el país.
Mahandra Naidoo, Asesor Técnico Principal del
Proyecto SDIR, destacó el papel fundamental de los
formadores. “Los formadores trabajarán en nombre de
las organizaciones de empleadores y trabajadores para
fomentar las actividades de divulgación y de capacitación
en el sector de la confección. Su papel será primordial
para facilitar las negociaciones y mediar en disputas
empresariales, lo que redundará en benecio de los
trabajadores y de las empresas”.
© OIT Bangladesh