Las aspiraciones maritimas de Bolivia: antes y despues de Cochabamba.

Autor:Lagos Erazo, Jaime
Cargo:OPINION

PALABRAS PRELIMINARES

Al escribir este ensayo no es nuestra intención remover el pasado para ingresar en el poco fértil terreno del debate sobre los títulos históricos que tanto Chile como Bolivia argumentan para fundamentar, en el caso de nuestro país, sus derecho territoriales que, tras varias tratativas previas, derivan en el Tratado de Paz y Amistad de 1904 y, en el caso de Bolivia, de sus pretendidos derechos históricos calificados como > para dar sustento a su > de tener un acceso soberano al Océano Pacífico. Tampoco nos remontaremos a las causas y secuelas de la Guerra del Pacífico que entre 18791884 enfrentó Chile a Bolivia (y Perú), como resultado de la cual se convino ese acuerdo que fijó definitivamente los límites entre los dos países.

Al respecto, en su excelente obra Chile y Bolivia. Un largo camino de la Independencia a Monterrey el ex embajador Carlos Bustos se pregunta con razón > (1)

Tampoco pretendemos hacer un recuento de las múltiples instancias en que los dos gobiernos han dialogado para encontrar un camino de entendimiento en esta compleja cuestión, salvo para referirse a algunas oportunidades más recientes, que sirven para colocar este relato en su actual contexto histórico. (2)

Lo que nos lleva a volver sobre estos temas es sobre todo el hecho de que el 23 marzo de 2011, el Presidente de Bolivia, Evo Morales, tomó la iniciativa de dar un vuelco fundamental en la estrategia en favor del diálogo que su gobierno estaba incursionando en sus relaciones con el nuestro desde los años 2000, con un encendido discurso que hizo revivir los hechos del pasado con una serie de tergiversaciones históricas, amenazas y presiones.

El retorno de la democracia en Chile y el arribo al poder en Bolivia de Evo Morales, Jefe de Estado que gozaba de amplio respaldo popular, fueron buenos indicios para esperar que ambos países se encaminaban a superar el periodo de recriminaciones y tensiones y comenzar un diálogo bilateral productivo en el extenso y tormentoso decurso de incomprensiones y frustraciones en nuestras relaciones vecinales. (3)

Por desgracia, este vaticinio no se cumplió cabalmente y prosiguieron diversas etapas marcadas por permanentes altibajos. En las actuales circunstancias en que la parte boliviana pretende inclusive > no podemos eludir referirnos, aunque sea de manera sumaria, a algunas de las citadas tergiversaciones históricas y jurídicas que fundamentan la presente posición del gobierno del Presidente Morales en sus vinculaciones con Chile.

Esas distorsiones volvieron a repetirse durante y después del recién concluido 42 período de sesiones de la Asamblea General de la OEA, celebrado en Cochabamba del 3 al 5 de junio pasado, que marcó una inflexión aún más negativa de parte de Bolivia hacia Chile, paralizando los avances logrados hasta ahora.

En resumen, lo que podría haber sido el > de un extenso proceso de diálogos y negociaciones en torno a la llamada > ha vuelto a transformarse en fuente de aguda fricción, de contornos inciertos, al resucitar nuestro vecino del noreste todos los ingredientes que desde hace más de un siglo siguen envenenando sus relaciones con Chile, con el que comparte una frontera común de más de 880 Km. y con el cual todavía no tiene vínculos diplomáticos normales, interrumpidos ya dos veces( 1962 y 1978).

Con sus actuales planteamientos, es difícil si no imposible encontrar en la historia contemporánea otro ejemplo de una nación como Bolivia que proclama ahora la necesidad de revisar e incluso desahuciar, un tratado de límites concluido con Chile hace más de un siglo, con argumentos tan falaces como que fue objeto de un >, >, que >, que >, por efecto del cual nuestro país >, etc. A ellos se ha venido a agregar una nueva acusación: que Chile ha dejado de cumplir con las obligaciones de libre tránsito convenidas por el Tratado de Paz y Amistad de 1904 y diversos convenios complementarios en favor de Bolivia.

En un artículo de opinión como el presente ciertamente no es posible abarcar todo el extenso recorrido de las relaciones históricas entre Chile y Bolivia, estudiado por tantos analistas e historiadores chilenos, (4) pero sí, al menos proporcionar una visión más actualizada de la presente situación, teniendo como eje central lo sucedido en la última Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos celebrada en Cochabamba y sus eventuales consecuencias en caso de que Bolivia prosiga el equivocado camino de continuar llevando sus aspiraciones marítimas por la vía multilateral, abandonando el diálogo bilateral reclamado por todas las naciones del Continente.

PARTE PRIMERA

¿HACIA EL TÉRMINO DEL DIÁLOGO BILATERAL?

Para comprender mejor el tema, primero dejemos hablar al actual Presidente de Bolivia, Evo Morales, resumiendo algunas de las reivindicaciones bolivianas que ha esbozado, conduciendo a su país a un nuevo y más peligroso intento por internacionalizar e inclusive judicializar sus aspiraciones marítimas.

1.1 Párrafos destacados del discurso pronunciado por el presidente de Bolivia, Evo Morales, en el Día del Mar

(23 de marzo de 2012, conmemoración del 132 aniversario de la > tras una guerra con Chile). (5)

Bolivia nació con su litoral soberano en el Océano Pacífico....

Como consecuencia de la guerra, el país vio cercenado su territorio y su acceso soberano al Océano Pacífico ...

El Tratado de 1904 se forjó bajo la presión chilena y la fuerza....

El injusto Tratado de 1904, no se cumple ni ha sido cumplido por Chile. El régimen de libre tránsito no sólo fue afectado por la privatización de los puertos que utiliza Bolivia, sino que no funciona como debería.

Bolivia recibió múltiples muestras de apoyo en diversos foros y encuentros internacionales ...

En nuestra gestión logramos iniciar un diálogo bilateral entre Bolivia y Chile, sin exclusiones sobre trece puntos entre los que se encuentra el tema del mar. Gracias a este diálogo se ha logrado la sensibilización en diferentes estamentos de parte de la población de Chile....

El Derecho Internacional, en estas últimas décadas y particularmente estos últimos años, ha dado grandes avances, ahora existen tribunales y cortes a los cuales pueden llegar (6) los Estados soberanos a reclamar y demandarlo.

La comunidad internacional debe entender ahora que ha llegado el momento, para que esta inmensa herida que tenemos los bolivianos por nuestro enclaustramiento marítimo sea cerrada en base a un proceso de connotaciones históricas que con un fallo justo y certero, le devuelva la cualidad marítima a nuestro país>>.

1.2. Respuesta del Presidente Piñera

El 24 de marzo de 2011, el Presidente Sebastián Piñera aseveró que >.

Enfatizó luego que los dichos de Morales se contraponen a > y >. Agregó que >.

Asimismo, la prensa chilena conjeturó que >

El Presidente Piñera recordó también que Chile no tiene temas pendientes con Bolivia, pues todo quedó zanjado en el tratado de 1904, ratificado por el país altiplánico y por ende, la > de la pretensión boliviana solo entrampará los posibles avances, ya que Chile está dispuesto a conversar solo sobre la base de encuentros bilaterales. Por otro lado, el Presidente Piñera reiteró la >, conforme al diálogo bilateral que había continuado desde que asumió el poder en marzo del 2010.

Cabe recordar que en plena campaña presidencial, Piñera dijo que no estaba disponible para cesiones de soberanía, manifestándose sí dispuesto a continuar dicho diálogo bilateral para facilitar el acceso del tránsito boliviano por los puertos chilenos. Inicialmente, Bolivia, a través de sus más altos personeros, inclusive Morales en una extensa entrevista en el diario >, reconoció > y elogió el diálogo bilateral entablado con Chile, puntualizando que > en la instancia judicial internacional.

Como se dijo, durante la administración del Presidente Piñera continuaron las consultas políticas entre los vicecancilleres de ambos países bajo una agenda > de 13 puntos convenida el año 2001 por los entonces cancilleres en la cumbre de Algarve. Ello había permitido iniciar negociaciones en 2006 sobre una serie de materias de interés común, entre ellas los controvertidos asuntos del

En cuanto al tema marítimo, en la primera reunión de ese mecanismo realizada durante el gobierno de Piñera convinieron en concretar propuestas >, dejando en suspenso el tema del aprovechamiento de las aguas del río Silala, otra de las materias más contenciosas.

Cabe recordar que ya en septiembre de 2009 el Presidente Morales, en el primer emplazamiento público al gobierno de la ex Presidenta Bachelet, había declarado que su país >. Días más tarde, el entonces canciller chileno, Mariano Fernández, había explicado que el gobierno de Bachelet no había accedido a discutir soberanía y menos aún al norte de Arica. Añadió que la solución y posibilidades son >. Precisó que se estaba en una construcción teórica y que no se habían propuesto lugares específicos, aunque después hubo varios trascendidos respecto de estas conversaciones, las que se han mantenido oficialmente en reserva.

1.3. Nuevo deterioro de las relaciones bilaterales

Desde el discurso del 23 de marzo de 2011 en que el Presidente Morales anunció la judicialización del tema marítimo boliviano, su comportamiento siguió un curso totalmente errático frente a Chile, a veces profiriendo amenazas y en otras haciendo ofrecimientos conciliatorios en pro de continuar conversando sobre dicho tema incluido en la agenda de 13 puntos, negociaciones que el gobierno de Piñera congeló después de la mencionada intervención boliviana.

Desde entonces, Morales siempre dejó abierta la posibilidad de que su país obtenga acceso soberano al mar por la vía multilateral o el diálogo, no obstante claras advertencias del gobierno del Presidente Piñera de que ambos caminos eras incompatibles y de que nuestro país se oponía a toda cesión de soberanía. Por lo demás, diversas encuestas de opinión celebradas en Chile favorecían ampliamente esta tesis, más aún si ello significaba cortar en dos el...

To continue reading

Request your trial