LE MOYNE; Del Arte de Reinar, 1665

Pages303-307

Page 303

París, Sebastien Cramoisy & Sebastien Mabre-Cramoisy.

(1602-1671)

[17] Discurso II, la finalidad del Arte de reinar.

Artículo I, Que el arte de reinar debe tener una finalidad. Que las hay que son falsas & presupuestas de las que el príncipe debe alejarse.

No es suficiente que el príncipe esté advertido de que el arte de reinar es la más necesaria y la más importante, la más penosa y la más laboriosa de todas las artes. Es preciso, sobre todo, que esté [el príncipe] bien instruido para reconocer el Fin al que se deben

Page 304

dirigir todas las reglas de este arte tan necesario y tan importante, al que todas sus acciones tan arduas y laboriosas deben tender.

[20] Artículo II, Que el bien de los pueblos es el fin del arte de reinar. El Derecho de gentes, los ejemplos de la naturaleza & el sentimiento mismo de los malos príncipes están para este fin.

[...] Y si entre el bien de los particulares, la libertad es siempre lo más preciado, se precisa que este gran bien por el que la han cambiado, fuese un bien común que les desinteresase ampliamente y les evitase las ganas de retomar lo que habían abandonado.

Este bien común, es necesario que tenga en cuenta a aquellos que no han sido informados, es la sociedad civil, regulada por las leyes, unida por el comercio, disciplinada por las virtudes, cultivada por las artes y sumisa a la dirección de la política.

[21] Esta vida feliz es la perfección del Género Humano y el bien común de todos los hombres, siendo un bien imposible a los pueblos errantes, sin unión, sin dirección. Ha sido necesario, para alcanzarlo, que se uniesen juntos, que compusieran diversos cuerpos y que cada uno de estos cuerpos tuviera un jefe con el que renaciera la libertad y se restableciese su gobierno y su conducta [...]

Vayamos aún más lejos y digamos que el Arte de reinar, siendo una imitación de la naturaleza, [...] para actuar felizmente y con éxito, debe actuar con las reglas y según las formas que la naturaleza le da y tomar de ella sus patrones y sus ejemplos. Y ¿puede tener [ejemplos] más correctos, más ilustres, más expuestos a la vista que la realeza de Dios en el mundo?¿Que la realeza de la mente sobre el cuerpo? Todas las realezas naturales, más antiguas que Nembrot, pero realezas caritativas y bondadosas, que no tienen más fin que el bien común de las cosas que le están sumisas. [...]

[48] SEGUNDA PARTE Discurso I, de la primera disposición que el arte de Reinar recibe de la piedad. Artículo I, Que...

To continue reading

Request your trial

VLEX uses login cookies to provide you with a better browsing experience. If you click on 'Accept' or continue browsing this site we consider that you accept our cookie policy. ACCEPT