No más árboles enganchados ni 'productores de viudas'. Nuevo repertorio de recomendaciones practicas para la proteccion de los trabajadores forestales y el medio ambiente.

Páginas:8-11
RESUMEN

El trabajo forestal es una actividad peligrosa. Cada año, millares de trabajadores forestales fallecen o quedan lisiados por causa de unos métodos inseguros y del peligro inherente a la tala de árboles gigantescos. Además, el trabajo realizado en condiciones inseguras repercute en el medio ambiente, al producir daños innecesarios a los árboles que sobreviven a las sierras de cadena. Un Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT marcará un hito.

 
CONTENIDO

Para la mayoría de la gente, los bosques son lugares ideales para el esparcimiento o sitios sobrecogedores por su belleza y la majestuosidad de sus árboles. Sin embargo, para más de tres millones de personas, los bosques son, además, un lugar de trabajo difícil y peligroso.

En casi todos los países, el trabajo forestal, junto con el de la construcción y la minería, es uno de los sectores de actividad más peligrosos. Las tasas de accidentes y de siniestros mortales son entre dos y tres veces superiores a las de otros sectores industriales. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la probabilidade de que un talador muera por causa de un accidente de trabajo durante una vida laboral de 25 años es de 1 a 20.

Mientras que los peligros inherentes al trabajo forestal han tenido muy escasa repercusión en los medios de comunicación social, la industria forestal ha sido sumamente criticada por los efectos adversos que produce en el medio ambiente. Gobiernos, empresarios y especialistas en medio ambiente son cada vez más conscientes de que la preocupación por el bosque y por el trabajador forestal van de la mano. Por ejemplo, el empleo de métodos inadecuados de tala de árboles y de extracción de la madera provoca graves e innecesarios daños e incrementa el riesgo de accidentes. Por contra, el control cuidadoso de la dirección de la tala protege a los árboles y contribuye a reducir el deterioro de la capa vegetal y de las corrientes fluviales, además de dar protección a los trabajadores. Así pues, un fuerza de trabajo estable y cualificada es crucial para proteger tanto a trabajadores como a bosques. En la medida en que esta creencia se arraiga, son necesarias políticas que promuevan su puesta en funcionamineto.

En un esfuerzo por ofrecer a los gobiernos, la industria y los sindicatos de los Estados miembros de la OIT pautas sobre los modos de compatibilizar la salud y seguridad con la protección del medio ambiente y la productividad en la industria forestal, la Organización Internacional del Trabajo ha convocado una reunión de treinta expertos forestales, que tendrá lugar en Ginebra del 20 al 30 de septiembre y en la que se adoptará un Repertorio de recomendaciones prácticas (*) del trabajo forestal. Participarán en el evento representantes de los principales países productores de madera del mundo, como Brasil, Canadá, Chile, República Checa, Gabón, Malasia, Nueva Zelandia, Sudáfrica, Suecia y Estados Unidos.

Los riesgos del trabajo forestal

A pesar de los esfuerzos de muchas personas responsables, las cifras siguen siendo escalofriantes en la mayoría de los países, como se observa en el gráfico. En algunos países, como los de la Europa Oriental, la situación tiende incluso a empeorar.

Los trabajadores forestales denominan con humor negro a ciertos árboles "productores de viudas". Se trata de troncos que, en lugar de caer al ser talados, se enganchan en las copas de otros árboles y quedan "colgados". Los intentos por abatir esos troncos sin la ayuda de un equipo adecuado y de una cualificación suficiente suele ser fatal.

Incluso en manos expertas, la sierra de cadena es una de las herramientas más peligrosas jamás inventadas. Además de que los cortes y heridas abiertas son los tipos de lesiones más frecuentemente causados por las sierras de cadena, su vibración también puede provocar sordera y otras lesiones físicas. Trabajando a plena carga, la sierra de cadena produce un nivel de ruido que puede causar, en sólo 15 minutos, lesiones auditivas irreversibles a los trabajadores que no utilizan medios de protección. Los expertos estiman que la sierra de cadena seguirá siendo el principal factor de riesgo del trabajo forestal. Se espera que la utilización de esta herramienta, generalizada ya en los países desarrollados, aumente en los países en desarrollo a medida que las plantaciones generen un porcentaje cada vez mayor del volumen de extracción de madera.

Además de la vibración y de las lesiones auditivas, el deterioro físico provocado por un trabajo pesado y por la exposición a los rigores del clima obliga a muchos trabajadores forestales a cambiar de actividad o a jubilarse prematuramente. El desarrollo de máquinas modernas como la cosechadora de árboles, capaz de apresar, talar y limpiar de ramaje un árbol entero sin necesidad de manipulación ni, incluso, de la cercanía física del operario, ha contribuido a reducir sustancialmente tanto la tasa de accidentes como el gasto de energía humana. No obstante, la máquina no constituye, por sí sola, una solución. A menos que haya sido correctamente diseñada como lugar de trabajo y sea utilizada por personal cualificado y organizado en turnos concebidos con criterios ergonómicos, incluso la máquina más moderna puede producir lesiones discapacitantes. La mayoría de estas enfermedades profesionales se desarrollan lentamente y producen los primeros síntomas algún tiempo después de producirse la lesión.

El nuevo Repertorio de recomendaciones prácticas

¿Qué puede hacerse para que el bosque de los países desarrollados y subdesarrollados sea un lugar seguro? El nuevo Repertorio debatido en la Reunión de Expertos en Salud y Seguridad en el Trabajo Forestal celebrada en septiembre ha sido concebido para proporcionar directrices prácticas en la protección de los trabajadores forestales.

En el Código se ha recogido la experiencia acumulada en el ámbito internacional en estos últimos años, que apunta a que el concepto tradicional, centrado exclusivamente en aspectos técnicos, como el diseño de la maquinaria y el lugar de trabajo, estaba abocado al fracaso. El bosque no es una fábrica que funciona en el marco de un medio ambiente de trabajo estable y con unos procesos productivos normalizados. La seguridad de un entorno tan problemático pasa por la colaboración de todos los interesados en la industria. En el Repertorio se esboza el marco jurídico e institucional de la seguridad en la industria forestal, en el que gobiernos, empresas, trabajadores, propietarios de bosques, inspectores de trabajo, fabricantes de maquinaria y otros tienen funciones específicas que desempeñar. Uno de los elementos críticos es un sistema de formación profesional abierto a todos los trabajadores y en el que se impartan unos niveles de cualificación contrastados y certificados.

La empresa, su dirección y la cooperación de los trabajadores constituyen el factor clave de la seguridad. En el Repertorio subyace el principio de que la seguridad es una responsabilidad de la dirección de igual importancia que otros objetivos de la empresa y que, lejos de encomendarse a una estructura independiente regida por sus propias normas, se debe integrar en la gestión global.

Solamente si se dispone de un sistema de gestión de la seguridad, de una plantilla de trabajadores cualificados y de un esquema profesional de organización y planificación del trabajo los medios técnicos serán eficaces y se desarrollará una cultura sobre la seguridad.

Lejos de constituir una actividad aislada de la OIT, el desarrollo del Repertorio se enmarca en un programa continuo de asesoramiento y colaboración técnica con los miembros de la OIT en el sector forestal, dirigida a mejorar los niveles de seguridad. Por ejemplo, en Chile, Fiji, Indonesia y Zimbabwe, la OIT colabora con la industria forestal en la elaboración de Códigos nacionales sobre prácticas forestales en los que se integren la seguridad, la productividad y la protección el medio ambiente. El nuevo texto servirá de punto de referencia a las iniciativas de países y empresas. Está previsto que, una vez que el Repertorio sea aprobado por el Consejo de Administración, se ponga en marcha una campaña destinada a difundir su mejor conocimiento y aplicación. La seguridad no posee únicamente una dimensión ética. En algunos países, las primas del seguro de accidentes constituyen uno de los costes más importantes, y las pérdidas producidas por los costes directos e indirectos de los accidentes exceden, con mucho, el coste de los programas de prevención. Uno de los lemas de la campaña, respaldados por los resultados de la investigación, podría ser que "la seguridad es aconsejable... y rentable".

Según Kari Tapiola, Subdirector General de la OIT: "En su conjunto, el Repertorio debería ayudar a crear mejores condiciones y a obtener mayor productividad en la industria. La seguridad y la formación deben constituir una parte integral de las normas de la empresa y de la dirección. Así mismo, es natural fundir seguridad y salud ocupacional con el medio ambiente. Nuestra esperanza es que el nuevo Reprtorio proporcione los medios para lograr exactamente eso".

*Ref: Borrador del Repertorio sobre seguridad y salud en el trabajo forestal. Ginebra 1997. Organización Internacional del Trabajo, Ginebra

LA SALUD Y SEGURIDAD EN EL TRABAJO FORESTAL:

ASPECTOS PRINCIPALES DEL NUEVO REPERTORIO

El proyecto de Repertorio de Recomendaciones Prácticas sobre Seguridad y Salud en el Trabajo Forestal se basa en la experiencia internacional más reciente y se ha elaborado con la intención de que sea aplicable y eficaz en la mayoría de los países y empresas. Cabe destacar en él algunas innovaciones:

En el texto se regulan todas las categorías de trabajadores forestales, incluidos los que experimentan una tasa de accidentes superior a la media, como subcontratados, autónomos y silvicultores.

La seguridad no se improvisa y no es reciclable; lejos de centrarse en los aspectos técnicos y operativos, en el Repertorio se subraya que la seguridad se inicia en las altas instancias nacionales y, especialmente, en la empresa y el lugar de trabajo.

En el documento se esboza un sistema de gestión de la seguridad en la empresa que integra la seguridad en el conjunto de la gestión empresarial.

En el Repertorio se regulan la formación y la certificación obligatoria de la cualificación como requisito esencial de la seguridad en la industria forestal.

Asimismo, se ofrecen orientaciones técnicas pormenorizadas sobre la explotación forestal y algunas operaciones de alto riesgo, como la subida a los árboles, la tala de árboles dañados por un vendabal y la lucha contra los incendios forestales, que se pretende sean de utilidad en los países y empresas que carecen de una reglamentación específica.