“Apuntes sobre la publicidad jurídica: una mirada desde el estado filiatorio”

Autor:Nora Cedeño Guerra
Cargo:Profesora Auxiliar de Derecho Civil y de Familia del Departamento de Derecho, Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Granma, Miembro del Tribunal de Habilitación de Notarios y Presidenta de la Sociedad Científica de Derecho Civil y Familia en la Provincia de Granma
RESUMEN

El conocimiento y veracidad de las relaciones que se establecen entre las personas naturales y/o jurídicas ha sido, desde la antigüedad, una necesidad social. En tanto resulta importante el contenido jurídico que de estas se derivan, tanto para las partes, como para terceros y la sociedad. La publicidad jurídica es la institución creada a tales efectos, la misma es estudiada por el Derecho Civil, ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

I - Nota Introductoria:

A lo largo de la historia ha sido una necesidad de la sociedad el conocimiento de las normas jurídicas y de las relaciones que se establecen entre los hombres, cuestión que resulta en ocasiones requisito de validez y eficacia, a fines de poder materializar los derechos y obligaciones contraídos por las partes y frente a terceros. El Derecho Civil brinda como solución a tales efectos la institución de la publicidad jurídica, cual tiene como eje fundamental la actividad registral, mediante la cual se lleva a cabo la exteriorización y permanencia del acto o derecho inscrito; a pesar de su importancia y finalidad es tendencia en la doctrina moderna el análisis de su clasificación teniendo en cuenta los medios que se utilizan dígase edictal, normativa y registral, esta última con un carácter formal y material, que es en cuestión la abordada en la presente investigación, precisamente porque las legislaciones modernas no sólo le atribuyen a los registros el carácter de medios probatorios, en dependencia de la cualidad oficial del que está investido el mismo y del control público al que está sometido, sino que además es una organización de los hechos que ocurren en la vida de una persona, se acredita de forma segura e indiscutible las condiciones de capacidad, su entorno familiar, a partir de su nacimiento, resulta prueba de la filiación y por tanto de la relación paterno filial existente.

Naturalmente los vínculos familiares son mucho más importantes cuanto más próximo y más cercano es el parentesco. Así la relación paterno filial, vínculo que une a los padres e hijos y que en el mundo del Derecho se conoce también con el nombre técnico de filiación, constituye sin duda el aspecto trascendental y objeto de regulación más detenida por parte del Derecho de Familia, ya que el entramado de derechos y obligaciones existentes entre padres e hijos representa el cenit de las obligaciones familiares, respondiendo de otra parte a lo que socialmente se ha entendido con carácter general como familia en sentido estricto.

La filiación se fundamenta, inicialmente en un hecho biológico, que se establece sobre la base de que una persona ha sido engendrada por otra; pero esta afirmación no conducir al error de afirmar que siempre e indefectiblemente deriva de la procreación, pues excluyendo los casos de la adopción y la reproducción humana asistida, en la vida real, muchas veces existe una diferencia entre el progenitor y el padre, por lo tanto el concepto de padre, y el rol social que se le asigna está basado en determinados presupuestos sociales, morales y jurídicos, los que en este último caso pasan por determinadas presunciones, basadas fundamentalmente en la relación conyugal. Esto hace que en la determinación de la filiación incidan varias acciones, conocidas, de forma genérica, como acciones de filiación, que incluyen aspectos tan diversos como la reclamación o la impugnación, pero que parten de dos actos previos y esenciales: el reconocimiento y la inscripción, visto así esta última es muestra de los efectos que produce la publicidad jurídica en el ámbito de las relaciones jurídicas familiares, pues si bien se parte de la declaración de paternidad y/o maternidad, esta adquiere validez una vez asentada en la certificación, acta o partida de nacimiento de la persona natural, determinándose de esta manera en el tráfico jurídico el documento acreditativo de la relación paterno filial existente.

Es frecuente que los tratadistas del Derecho Civil, expongan en su obra los sustentos teóricos e históricos de la publicidad jurídica, prestándole mayor interés a la publicidad registral inmobiliaria; por lo que con una visión crítica desde el derecho comparado, la presente obra aborda consideraciones teóricas y prácticas de la vigencia de la publicidad jurídica de las relaciones paternos filiales, con la estrecha vinculación de la legislación civil y familiar, en su carácter sustantivo y adjetivo, enfatizando en la garantía del principio de seguridad jurídica en el ejercicio del estado filiatorio.

II - Fundamentos teóricos de la publicidad jurídica en las relaciones paterno filiales

La palabra publicidad proviene del latín públicos, que significa hacer algo notorio, patente, manifiesto, acompañado de un conjunto de medios que se emplean a los efectos de divulgar o extender el hecho a todos; por lo que su objeto en sentido general es cualquier hecho, mientras que la publicidad jurídica resulta ser más restringida tanto por los hechos que comprende, losmedios de que puede hacer uso y los efectos que produce, reconocidos por el Derecho, estableciéndose que determinados hechos (situaciones o relaciones jurídicas) deben hacerse públicos y en tal caso establece los medios a emplearse (prensa, registro, etc.), plazos, lugares y efectos que la misma produce.

Comparte esta posición Atilio Cornejo1 cuando refiere que para hablar de publicidad debe hacerse referencia a tres elementos: por un lado, aquello que se quiere dar a conocer; por el otro, los destinatarios de aquélla y, finalmente, el medio a utilizar para que llegue o pueda llegar a conocimiento de los destinatarios. Lo que se quiere dar a publicidad son hechos, tomando este concepto en sentido amplio; los destinatarios son personas, y los medios consisten en una actividad conducente al fin propuesto.

Continúa el referido autor que visto desde un punto de vista amplio se afirma que estamos en presencia de una actividad, destinada a producir cognoscibilidad, y no a conocimiento, porque siendo su destinatario la persona, el efectivo conocimiento dependerá, en definitiva, de la actitud y de la voluntad del destinatario. En este enfoque, la noción de publicidad puede ser entendida desde un punto de vista amplio o sólo restringida a la publicidad jurídica que es el objeto de nuestro estudio.

Afirma Manzano Solano2 que Renato Corrado3 (representante de la doctrina italiana) entiende que publicidad en sentido estricto y propio puede definirse como el sistema de declaraciones dirigido a señalar los cambios de las situaciones jurídicas privadas en interés genérico de todos los ciudadanos, es decir una señalación declarativa, provenientes de órganos públicos, dirigida a poner de manifiesto la verificación de hechos idóneos a producir modificaciones que pueden interesar a la generalidad de los ciudadanos. Supone para los demás la obligación de no ingerirse ni enfrentarse a los derechos o situaciones publicados, sean estos derechos de goce exclusivo de determinados bienes (derechos reales), o se refieren a la esfera de la libertad de una persona determinada (derechos de la personalidad). De esta definición se destaca:

* necesidad de que la publicidad jurídica se instrumente por un órgano público oficial;

* carácter incuestionable de la materia publicada, que aboca de una parte la idea de legalidad y de otra, la presunción de veracidad y exactitud de lo publicado;

* naturaleza jurídica de la señalación o pronunciamiento oficial;

* interés en el mismo de toda la colectividad.

Pugliatti ofrece otra fórmula más comprensiva: declaración de voluntad dirigida que un determinado acto se exteriorice a través de un órgano público. Se dice que esta definición es más amplia porque incluye la necesidad de la declaración de voluntad del interesado para que la publicidad jurídica se produzca. El registro no recepciona absolutamente nada que no haya sido querido a través de una rogación.

Si bien queda claro que lo que se da a conocer son hechos jurídicos y su finalidad es producir efectos jurídicos entonces resulta concordante la definición que invoca Hernández Gil4 cuando expone que en sentido amplio publicidad es la actividad dirigida a difundir y hacer notorio un acontecimiento. En un sentido menos amplio, consiste en la exteriorización o divulgación de una situación jurídica para producir cognoscibilidad general. En sentido más estricto y técnico por publicidad debemos entender el sistema de divulgación encaminado a hacer cognoscible a todos determinadas situaciones jurídicas para la tutela de los derechos y la seguridad en el tráfico.

Similar referente resulta López de Zavalía5 que pos su parte acota que la publicidad puede ser enfocada desde tres ángulos: como cognoscibilidad, como actividad y como medio. La primera no es conocimiento sino posibilidad de conocer, puesto a disposición del público y debe ser permanente, con vistas a poder ser extraído en cualquier momento; y general, destinada al público. Además está referida a hechos, en sentido amplio, y se produce en base a una declaración señalativa hecha por el órgano competente. Sobre esos presupuestos resume que estamos en presencia de la cognoscibilidad de hechos en base a una declaración señalativa del órgano competente, puesta a disposición del público por los medios previstos por la ley.

Al respecto, García García6 sostiene que:

* primero existe una forma anterior en el tiempo a la publicidad que debe ser efectuada o cumplida por las mismas partes del negocio jurídico o por el que tenga interés o por el Notario que asumió el compromiso, según las diferentes legislaciones;

* a ello le sigue una exteriorización del acto en libros y asientos continuada constando las titularidades hasta que se produzca su cancelación, organizada mediante una institución jurídica cual es el Registro de la Propiedad; se refiere a la propiedad y otros derechos registrables; pretende cognoscibilidad general, y produce efectos jurídicos sustantivos, no por el derecho publicado sino por el hecho de la publicación.

De esta manera Rapa Álvarez7 señala que la publicidad consiste en la notoriedad de los registros o comunicación exterior de los mismos, que puede ofrecerse por exhibición de sus libros a los interesados o por certificación o información de los encargados de su custodia o conservación, a fin de que, mediante las inscripciones, los hechos y actos jurídicos tengan eficacia con relación a los terceros y puedan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA