Fiscalidad ambiental: alternativa para la protección del ambiente. Protección del ambiente mediante los tributos ecológicos

 
EXTRACTO GRATUITO

INTRODUCCIÓN--------------------------------------------------------------------------P. 3 CAPÍTULO I: ALGUNAS CONSIDERACIONES TEÓRICAS SOBRE LA TRIBUTACIÓN AMBIENTAL. ...................................P. 7 P.7 P.11 P.17 1.4 Fundamentos y efectos jurídicos de los instrumentos económicos con fines ambiental 1.5 Modalidades de tributos ambientales .. ........... P.22 .......... P.29 ......................P.34 CAPÍTULO II: TRIBUTOS FUNDAMENTOS PARA EL ESTABLECIMIENTO DE CONSIDERANDO LOS PRINCIPIOS 1.1 Encuadre teórico de los tributos ambientales: definición 1.2 Demarcación categorial e los tributos ambientales.

I.3 Justificación económica para la implementación de los tributos.

1.6 Ventajas y limitaciones de la aplicación de los tributos ambientales.

AMBIENTALES

INTERNACIONALES: QUIEN CONTAMINA, PAGA Y PRECAUTORIO P.40 2.1 Principio quien contamina paga. 2.2 Principio precautorio CAPÍTULO III: TRATAMIENTO CONSTITUCIONAL Y JURÍDICO DE LOS TRIBUTOS AMBIENTALES: EJEMPLO EN ALGUNOS . PAÍSES P. 51 51 . 59 EUROPEOS Y LATINOAMERICANOS 3.1 Ejemplificaciones en países Europeos 3.2 Ejemplificaciones en países de América Latina P.40

3.3 Valoraciones generales sobre las experiencias en el tratamiento constitucional y jurídico de los tributos ambientales en países de Europa y de América Latina ... .P.76

1

CAPÍTULO

IV:

PAUTAS

METODOLÓGICAS

PARA

EL

ESTABLECIMIENTO DE LOS TRIBUTOS AMBIENTALES .. . 83

.. .P.86

2

INTRODUCCIÓN En la contemporaneidad se reconoce que el consumo y uso desmedido de los diversos componentes de la naturaleza como el agua, los bosques, suelos etc. unido a la degradación y los evidentes impactos que la contaminación - en cualquiera de sus manifestaciones- están provocando en las personas físicas o morales, constituyen algunas de las fundamentales problemáticas que aquejan a las sociedades. Se manifiestan de diversas formas a nivel a nivel mundial, regional y local, sin exclusiones para países ricos o pobres, desarrollados o no. El hombre, parece haber olvidado que el verdadero origen de los recursos dinerarios o financieros, los bienes materiales que sustentan las grandes inversiones, economías y confort de su vida está en los recursos naturales, los que comenzaron a dar indicios de su agotamiento y afectación debido a la irracionalidad de su uso. Tales problemáticas han motivado la preocupación de especialistas, de la población en general y por ende de no pocos estados. En las arenas internacionales, celebraciones de encuentros como la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, celebrada en Copenhague, y más reciente aún Río más 20, muestra que los países aún no llegan a un acuerdo consecuente con la realidad actual del planeta. No obstante a tales reveses con carácter ambientalista, existen estados conscientes que vuelcan sus esfuerzos hacia la búsqueda de soluciones que ofrezcan beneficios a corto, mediano y largo plazo utilizando para ello diferentes vías, entre las que el Derecho ocupa un lugar esencial. Entre las ramas de la Ciencia Jurídica en las que se han sustentado las propuestas anteriormente aludidas, se encuentran la Penal, Civil, Administrativa y recientemente se ha incorporado la Fiscal con una finalidad ambiental. La situación actual denota una gran diversidad criterial relacionada con, aspectos de esencia en cuanto a la configuración de tales tributos. Se

3

reconoce un elevado grado de confusión, pues no son pocos los casos en que se cuestiona la naturaleza jurídica de los mismos ante la mirada de los economistas, cuando constituyen de conjunto, una unidad dialéctica. En este sentido se discuten sus verdaderos fines, desechándose entorno natural. Los tributos ambientales son reconocidos actualmente como novedad institucional, debido a que al concebirse para la protección del ambiente, no se ajustan de forma precisa a la estructura y finalidad del tributo ordinario. También se le puede atribuir un fin extrafiscal dirigido hacia la financiación social del gasto público encaminado ala prevención y restauración del elemento objeto del daño o perjuicio ambiental. Hoy sobresale la configuración de los tributos ambientales sustentados, esencialmente, en evitar el mal que representa la contaminación. Este se ha reconocido entre todas las afectaciones, una de las más peligrosas, que impacta al propio tiempo a varios recursos o componentes ambientales y al hombre. Se piensa que con el desarrollo que debe alcanzar el tratamiento jurídico y económico al tema, se pueda ir introduciendo de forma paulatina otras figuras tributarias que reconozcan otros efectos perniciosos y menos considerados hasta la fecha. Los tributos ambientales no se dedican solo al cumplimiento del principio i constituyen un permiso para contaminar o un mero instrumento recaudador, por el contrario, con ellos se pretende ir más allá, convirtiéndolos en incentivos para el desarrollo de actividades socioeconómicas con fines ecológicos y para desestimular conductas de agresión al entorno. A pesar de que la práctica jurídica moderna ha ido incorporando estos instrumentos económicos como tributos ambientalistas con determinadas

4

de cierta forma

su fin meramente recaudatorio, nada cercano a incentivar la protección del

particularidades para cada país, no se han reconocido aún por los textos constitucionales de forma expresa. Esta problemática no le otorga la legitimación y confiabilidad que amerita. Sin embargo, se han desarrollado desde diferentes tipologías en otros cuerpos normativos de varios países. En Europa se destacan experiencias como las de España, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Holanda, en las que se puede apreciar la regulación recurrente de varias figuras tributarias relacionadas con la generación de energía, contaminación de las aguas y emisiones de gases a la atmósfera. En Latinoamérica se aprecia un menor desarrollo en este sentido, no obstante existen algunos países que han comenzado a incorporar en su quehacer normativo los tributos ambientales entre ellos, Colombia, Guatemala, Costa Rica, México y Cuba. Otros como Perú aunque no los han materializado de igual forma, pero discuten propuestas para su implementación. El tratamiento de esta temática requiere de una constante actualización desde el punto de vista doctrinal y práctico. En este sentido, debe considerarse siempre el verdadero interés del legislador y de los ciudadanos como destinatarios de la protección ambiental subyacente directamente interesados en la preservación del entorno en el que viven. Además, no puede desconocerse que en el ámbito jurídico, la autora expone una posibilidad de afianzar las relaciones que se dan entre el Derecho Tributario y el Ambiental. En este es preciso que se realicen ajustes frecuentes según se reconozcan las magnitudes y persistencias de los problemas ambientales. Por otra parte, no puede desconocerse la gran complejidad de la temática y de los impactos que la misma puede tener para un Estado comprometido con la salvaguarda del entorno y su economía. Este libro pretende, por tanto, en un vínculo teórico- práctico, argumentar la

5

sistematización

existente

en

torno

a

los

tributos

verdaderamente

ambientales, develando sus particularidades. También se expone la esencia de estos tributos como la compleja confluencia integrada y generalizada de conocimientos emanados de varias ramas del Derecho, que permite concretar la interdisciplinariedad del Derecho Ambiental. Todo ello sustentado en principios como quien contamina paga, el precautorio y el preventivo. De esta forma, se enriquece la comprensión integral sobre la protección del ambiente desde una rama joven de la Ciencia Jurídica.

6

CAPÍTULO I: ALGUNAS CONSIDERACIONES TEÓRICAS SOBRE LA TRIBUTACIÓN AMBIENTAL. 1. 1 Encuadre teórico de los tributos ambientales: definición. Los tributos ambientales han sido susceptibles de serios análisis doctrinales, debido a que surgen como una tendencia relativamente nueva para solucionar problemáticas ambientales. Se sustentan en principios que emanan de dos disciplinas también nuevas como ramas independientes del Derecho que en conjunto le aportan teoría y práctica: Derecho Ambiental y Tributario. En consecuencia, múltiples problemáticas afloran en la exploración realizada por la escasa bibliografía relacionada, complicada aún más cuando se pretende proteger una esfera específica del medio ambiente como los bosques, las aguas, el suelo etc. porque en estos casos se insertan al análisis el Derecho Forestal, Agrario por solo citar dos ejemplos. Aún así, y aunque no es posible realizar una lista exhaustiva de las deficiencias que subyacen en el tratamiento del tema de interés, sí se considera necesario realizar algunos comentarios al respecto dada la fuerte tendencia del mundo moderno de emplearlos (a los tributos ambientales) como una posibilidad más de salvaguarda de los recursos naturales en general. La primera idea surge ante la falta de consenso entre los autores en relación con la denominación asumida para identificar a los tributos objeto de estudio, así aparecen de manera frecuente: impuestos verdes, impuestos ecológicos, ecotasas.1 Siguiendo estas denominaciones, puede verse que estos tributos se encuentran exclusivamente encasillados en las categorías tributarias: tasas e impuestos, cuando en realidad se configuran bajo cualquiera de las formas conocidas como impuestos, tasas y contribuciones

1

Taller Internacional: Uso de los instrumentos económicos verdes y de financiamiento en el desarrollo de polít icas amb ientales a largo plazo, La formulación de la política ambiental en relación a los instrumentos económicos: estudio de caso-Cuba, consultado en: www.undp.org.cu/eventos/instruverdes/pre-garrido.pdf 7

especiales, siguiendo la clasificación más reconocida. Algunos autores han llegando incluso a la mención de cánones y regalías de una manera poco feliz, en tanto desnaturalizan la figura forzándola a enunciarse como lo que no es. Asunto que se retomará más adelante. No obstante, es pertinente ante tal...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA