América del Sur en el mundo durante la Guerra Fría

Autor:Félix Vacas Fernández - Juan Manuel Rodríguez Barrigón
Páginas:19-42
19
El siglo XX constituye para el espacio latinoamericano un tiempo
de notable riqueza de acontecimientos en los que, a los efectos que
interesa destacar aquí, se pone de manifiesto de forma general que
la concepción y la generación de relaciones de alcance continental
y subregional están claramente condicionadas por los Estados Unidos
de Norteamérica. Aun cuando los antecedentes de esta situación
puedan encontrar sus raíces en la centuria precedente, la revitaliza-
ción del panamericanismo se promociona sobre la base de intereses
norteamericanos que se proyectan sobre la región. En palabras de
un prestigioso internacionalista coetáneo, «[E]l panamericanismo
nace en Washington, es fomentado desde Washington y en un prin-
cipio acogido con frialdad no exenta de desconfianza por parte de
la América Ibérica. Su fin no es anexionista; persigue otra realización:
asegurar el predominio industrial de los Estados Unidos en el Nuevo
Mundo» 1.
En estas condiciones, los planteamientos motrices subyacentes
tienen unos soportes esencialmente políticos y económicos que
empiezan a fraguarse en los últimos años decimonónicos. Un punto
de partida fundamental puede considerarse la propuesta formulada
por el Secretario de Estado norteamericano James G. Blaine en 1881,
que estaba destinada a crear una unión aduanera entre las naciones
americanas que permitiera asegurar una posición ventajosa para los
Estados Unidos frente a sus competidores comerciales europeos.
La Primera Conferencia Panamericana que se inicia en 1889 sometió
1 BARCIA TRELLES, C., La política exterior norteamericana de la postguerra (has-
ta los acuerdos de Washington de 1922), Valladolid, 1924, p. 20.
Capítulo 1
América del Sur en el mundo durante
la Guerra Fría
LA DIMENSIÓN EXTERIOR DE UNASUR
20
a la consideración de los Estados participantes no sólo estos ambi-
ciosos proyectos comerciales, sino también otro conjunto de pro-
puestas destinadas a preservar la paz, establecer mejoras en las
comunicaciones continentales, así como otras que podrían favorecer
una cierta uniformidad que mejorara los intercambios. Sin embargo,
a pesar de sus limitadas consecuciones, se plasmó una voluntad de
dotar de continuidad a estas relaciones a través del establecimiento
de la Unión Internacional de Repúblicas Americanas, de manera que
se pone de relieve la finalidad fundamentalmente económica que está
en sus orígenes al constituir la Oficina Comercial de las Repúblicas
Americanas, que pasaría a denominarse ulteriormente como Oficina
Internacional de las Repúblicas Americanas, y que tomaría, finalmen-
te, el nombre de Unión Panamericana a partir de 1910.
El desarrollo de actividades a través de un modelo de Conferen-
cias internacionales que se suceden en la primera mitad del siglo XX 2
culmina en 1948 en Bogotá con la celebración de la IX Conferencia
Internacional Americana, en la que se firma la Carta de la Organiza-
ción de Estados Americanos. Se desarrolla sobre la misma una etapa
nueva en la que se organizan de forma regional los Estado america-
nos, y que se caracteriza por el alejamiento de cualquier perspectiva
general que posibilite a los Estados latinoamericanos el desarrollo de
políticas exteriores que escapen al influjo estadounidense.
En la construcción del nuevo orden mundial que emerge tras la
Segunda Guerra Mundial el Continente americano queda anclado
definitivamente en la zona de influencia de los Estados Unidos ante
la pérdida del antiguo protagonismo europeo. A partir del año 1945
la emergencia de nuevos actores que lideran las relaciones en la
Sociedad Internacional conforman un escenario en el que las tensio-
nes quedan polarizadas en la conformación progresiva de bloques
con intenciones expansivas. Junto a ello, no puede desconocerse el
hecho de que la pérdida de una posición dominante de las potencias
europeas constituye para América Latina el alejamiento de las in-
fluencias, e incluso amenazas, que éstas venían ejerciendo en mo-
mentos anteriores. Sin embargo, el conjunto continental queda de-
terminado por la tendencia hegemónica que los Estados Unidos que
2 A la Primera Conferencia Panamericana celebrada entre 1989-1990 en Washington
(Estados Unidos), le siguen otras Conferencias en los años 1901 (México), 1906 (Río de
Janeiro, Brasil), 1910 (Buenos Aires, Argentina), 1923 (Santiago de Chile), 1928 (La Haba-
na, Cuba), 1933 (Montevideo, Uruguay), 1936 (Buenos Aires), 1938 (Lima, Perú).

To continue reading

Request your trial