Una cooperativa de Kenya vende microseguros por teléfono

Páginas:35-37
RESUMEN

La decisión de declarar 2012 como "Año Internacional de las Cooperativas" por parte de las Naciones Unidas está suscitando una atención renovada a un tipo de organización empresarial que, aunque consolidada desde hace tiempo, en ocasiones se ha pasado por alto. La OIT considera que las cooperativas son importantes para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres y los hombres a escala mundial, así como para facilitar la disponibilidad de infraestructuras y servicios esenciales. Andrew Bibby, periodista residente en Londres, informa desde Kenya, donde una cooperativa aseguradora ofrece seguros básicos utilizando tecnologías móviles.

 
CONTENIDO
Mayo 2012, N.º 74 |Artículos generales |35
© M. Crozet/OIT
Una cooperativa de Kenya
vende microseguros por
teléfono
La decisión de declarar 2012 como “Año
Internacional de las Cooperativas” por parte
de las Naciones Unidas está suscitando una
atención renovada a un tipo de organización
empresarial que, aunque consolidada
desde hace tiempo, en ocasiones se ha
pasado por alto. La OIT considera que las
cooperativas son importantes para mejorar
las condiciones de vida y de trabajo de las
mujeres y los hombres a escala mundial,
así como para facilitar la disponibilidad
de infraestructuras y servicios esenciales.
Andrew Bibby, periodista residente en
Londres, informa desde Kenya, donde una
cooperativa aseguradora ofrece seguros
básicos utilizando tecnologías móviles.
A los comerciantes callejeros de Nairobi y otras
grandes ciudades de Kenya les basta con marcar
el código abreviado *547# en un teléfono móvil
para lograr la seguridad que permite disponer de
un seguro básico (que cubre conceptos como las
enfermedades y los accidentes). Las primas pueden
pagarse en cuotas de incluso veinte chelines de
Kenya (veinte centavos de dólar de EE.UU.), y el
dinero se abona de forma automática a través de
servicios de transferencia telefónica de fondos.
La cooperativa de seguros CIC
de Kenya incorporó la utilización
de la telefonía móvil a fi nales de
2010. El Director Gerente, Nelson
Kuria, se muestra exultante por las
oportunidades que está abriendo a
la inmensa mayoría de la población,
35
© CIC
36 | Mayo 2012, N.º 74 |Artículos generales
© M. Crozet/OIT
que no tienen ningún tipo de seguro. Destaca,
por ejemplo, que los diez millones de personas
que trabajan en la economía informal, incluidos
algunos de los más vulnerables y menos capaces
de hacer frente a desgracias inesperadas, podrían
benefi ciarse enormemente del acceso a productos
de microseguro. “Pero sus ingresos suelen variar
mucho. Tenemos que ajustarnos a su entorno”,
asegura.
En los últimos años se ha observado un
considerable interés a escala mundial por las
oportunidades que pueden ofrecer los microseguros
para ayudar a las familias de bajos ingresos del
mundo, al permitirles protegerse ante los riesgos.
La OIT ha encabezado esta iniciativa a través de su
Servicio de Innovación en Microseguros (parte del
Programa de Finanzas Sociales) y de su exhaustivo
libro “Protegiendo a los pobres. Un compendio
sobre microseguros”, publicado por la OIT en
2006 y seguido en fechas más recientes por una
serie de documentos de estudio e investigación
detallados sobre la cuestión, a lo que se añadirá la
publicación de un segundo volumen este año.
En el contexto de Kenya, como bien demuestra
CIC, es bastante lógico promover y ofrecer
productos de microseguro utilizando tecnología
móvil. El uso de estos dispositivos ha crecido
con una rapidez extraordinaria en los últimos
años: de ocho millones de unidades en 2007 a
19 millones el año pasado, en un país de
alrededor de 40 millones de personas. La
inmensa mayoría de los usuarios ahora tienen
acceso también a los servicios de transferencia
electrónica de fondos introducidos por las
compañías telefónicas, como Safaricom, que
ofrece el servicio M-Pesa (efectivo a través del
teléfono móvil), con 14 millones de abonados y
28.000 agentes en todo el país en la actualidad.
“Esto representa un cambio enorme en lo que se
refi ere al acceso a servicios fi nancieros”, afi rma
Nelson Kuria, que señala que un porcentaje muy
elevado de la población del país puede ahora, al
menos en teoría, salir de una situación de exclusión
nanciera. El servicio de su propia empresa, que
utiliza la plataforma M-Pesa, ha recibido el nombre
de M-Bima, que signifi ca “seguro móvil” en swahili.
Una cooperativa de seguros que
va ganando protagonismo
CIC, empresa controlada por el movimiento
cooperativista de Kenya, estuvo en el pasado
al borde de la insolvencia y su presencia en el
mercado de seguros de Kenya era insignifi cante.
En los últimos años ha ido ganando importancia
y en la actualidad ocupa el tercer lugar entre
más de cuarenta entidades aseguradoras. Su
excelente crecimiento durante su último ejercicio
nanciero fue del 58 %, y el objetivo estratégico,
al menos según Nelson Kuria, es convertirse en la
mayor aseguradora a fi nales del decenio.
“El potencial es enorme. África tiene solo el 2 % de
las primas de seguros totales del mundo, y el 90 %
de ellas corresponden a Sudáfrica. La penetración
de los seguros en Kenya es de solo el 3 % del
PIB”, sostiene Nelson Kuria. El problema, según
explica, es ayudar a las personas a que comprendan
el papel que el seguro puede desempeñar para
proteger a su familia y sus bienes. Las personas
36
Mayo 2012, N.º 74 |Artículos generales |37
con ingresos bajos no han tenido, sencillamente,
ninguna relación con los seguros y, en general, sus
conocimientos fi nancieros son muy escasos, añade.
Una de las maneras en que CIC está intentando
cambiar esta situación consiste en trabajar con la
red keniana de cooperativas de crédito y ahorro
(SACCO, por sus siglas en inglés). CIC ofrece
una cobertura de seguro de vida colectivo para
préstamos, que se incluye automáticamente
incluso cuando los miembros de SACCO piden
dinero prestado a su cooperativa. La aseguradora
tiene también una serie de primas para
agricultores, para que puedan protegerse frente a
riesgos como sequías, inundaciones e incendios.
No obstante, la introducción de M-Bima permite
en potencia a CIC ampliar negocio. “Debemos ser
innovadores y creativos para encontrar canales
no tradicionales de distribución”, asegura Nelson
Kuria. Añade que los microseguros aportaron el
año pasado cerca de 600 millones de chelines de
Kenia a los ingresos totales por primas de CIC, que
ascendieron a 4.500 millones de chelines. Entre las
actuales ofertas de microseguros de CIC está “Jamii
Salama”, un producto mixto pensado para familias,
que incluye cobertura por fallecimiento, entierro
y accidente. A los responsables de comercios
pequeños y muy pequeños se les ofrece una prima
denominada “Biashara Salama”, con cobertura
contra incendios y robo. Además, CIC tiene también
un producto de microseguro especializado, “Jikinge”,
diseñado expresamente para guardias de seguridad.
Seguros para las personas que
ocupan la base de la pirámide
En opinión de Nelson Kuria, CIC ha evolucionado
hacia el ámbito de los microseguros debido en
parte a su compromiso como cooperativa con
objetivos sociales además de económicos. “Ofrecer
seguros a las personas que ocupan la base de la
pirámide no genera unos benefi cios rápidos, y eso
carece de interés para otras aseguradoras. Es un
negocio que exige mucha inversión inicial y los
recursos de capital son escasos”, explica. Pero
Nelson Kuria es optimista y piensa que, con el
tiempo, los microseguros traerán prosperidad. “A
largo plazo los microseguros son viables”, asegura.
En la inauguración del Año Internacional de
las Cooperativas, promovido por las Naciones
Unidas, Pauline Green, Presidenta de la Alianza
Cooperativa Internacional (ACI), dijo que las
cooperativas eran no solo negocios prósperos,
sino agentes para el progreso social.
“Durante casi dos siglos hemos ayudado a reducir
confl ictos, a dotar de cohesión a las comunidades,
a desarrollar competencias profesionales y
conocimientos especializados, a mejorar el
potencial de liderazgo local y a apoyar a las
mujeres. Las cooperativas han sido un agente
importante en la incorporación de la sociedad civil
en todo el mundo. Se trata de empresas en las que
la mayor participación social es parte esencial de
su ADN”, afi rmó. Los datos facilitados por la ACI
indican que las trescientas cooperativas principales
tienen en conjunto un volumen de negocio de
1,6 billones de dólares de EE.UU., lo que equivale
a la novena mayor economía del mundo.
Nelson Kuria ve una auténtica oportunidad de
reforzar el sector empresarial de las cooperativas,
pero solo si éstas se mantienen fi eles a su misión y
visión tradicionales. “Las cooperativas se formaron
en respuesta a la explotación de los pobres, su
falta de oportunidades y su exclusión. Este tipo
de empresas les dieron oportunidad para unirse
y adquirir poder, así como para desempeñar su
legítimo papel en la sociedad. Para las cooperativas,
el éxito comercial es importante, pero no nos mueven
exclusivamente los benefi cios. Nuestros objetivos
económicos y sociales nos refuerzan mutuamente y
hacen que nuestro modelo sea muy fuerte”, asegura.
Éste es el mensaje que ha llevado a CIC a su
actual posición en el sector de los seguros
en Kenia y el que está impulsando su plan
estratégico quinquenal para el desarrollo. La
organización ha anunciado recientemente que
está considerando la posibilidad de ampliar su
actividad a países africanos vecinos, entre ellos
Malawi, Rwanda, la República Unida de Tanzania
y la nueva República de Sudán del Sur.
© M. Crozet/OIT