Dar a los jóvenes las cualificaciones adecuadas para los empleos de hoy

Páginas:13-15
RESUMEN

En un momento en el que el desempleo juvenil ha alcanzado niveles alarmantes, los gobiernos están buscando con urgencia vías para abordar la crisis y desactivar la potencial bomba de relojería que representa una generación cada vez más desalentada y furiosa. Artículo del periodista Patrick Moser.

 
CONTENIDO
Mayo 2012, N.º 74 |En portada |13
© M.Crozet/OIT
Dar a los jóvenes las Ƥ
adecuadas para los empleos de hoy
En un momento en el que el desempleo
juvenil ha alcanzado niveles alarmantes,
los gobiernos están buscando con urgencia
vías para abordar la crisis y desactivar la
potencial bomba de relojería que representa
una generación cada vez más desalentada y
furiosa. Artículo del periodista Patrick Moser.
Ofrecer a los jóvenes las cualifi caciones
profesionales que necesitan para acceder al
mercado es un elemento esencial para abordar el
desempleo juvenil, que afecta a unos 74,8 millones
de jóvenes en todo el mundo.
La educación y la formación profesional (EFP) pueden
desempeñar un papel esencial en la preparación de los
jóvenes para el trabajo, pero los expertos señalan que
en muchos casos estos programas no responden a las
necesidades del mercado laboral.
En todo caso, está ampliamente reconocido que
tender puentes sólidos entre los mundos del estudio
y del trabajo es fundamental para garantizar que los
jóvenes aprendan las cualifi caciones que necesitan
los mercados de trabajo. Los países que han tenido
cierto éxito en aumentar el empleo entre los jóvenes
vinculan estrechamente la formación profesional
con las necesidades del mercado de trabajo.
Michael Axmann, experto de la OIT en sistemas de
desarrollo de cualifi caciones profesionales, pone el
ejemplo de la última reforma en Alemania del ya
veterano “sistema dual”, que combina los periodos
de prácticas en empresas con la formación teórica
en la escuela.
A fi nales del decenio de 1990, una grave escasez
de trabajadores cualifi cados en el sector de las
TI hizo que en Alemania se desarrollaran nuevos
programas de aprendizaje diseñados para satisfacer
las necesidades específi cas del sector y en los
que se prestaba especial atención a ayudar a los
jóvenes a planifi car y realizar su trabajo de forma
independiente. Los programas de prácticas de TI
gozan ahora de gran popularidad, han dado lugar
a un proceso de contratación más fl uido y han
encabezado un proceso de reforma encaminado
a que el “sistema dual” sea más fl exible y más
pertinente.
13
14 | Mayo 2012, N.º 74 |En portada
“La formación por sí sola nunca crea
puestos de trabajo”
El experto de la OIT advierte, sin embargo, que la
“formación por sí sola no crea puestos de trabajo”.
De acuerdo con Axmann, la formación impartida en
las empresas ayuda a los jóvenes a tener un punto
de apoyo en el mundo del trabajo. Dada la ausencia
de historial laboral, esa formación ayuda a que los
jóvenes y los empleadores se conozcan entre sí.
“Los lugares de trabajo ofrecen un entorno
de aprendizaje sólido en el que se desarrollan
cualificaciones técnicas sobre los equipos modernos,
así como cualificaciones personales y sociales a
través de la experiencia real del trabajo en equipo,
la comunicación y la negociación. La formación en
el lugar de trabajo facilita la contratación, puesto
que permite que empleadores y posibles empleados
se conozcan entre sí, mientras que los alumnos
contribuyen a la producción de la empresa que
imparte formación”, afirma la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un
informe reciente.
Los informes de la OCDE insisten en el hecho de
que “las oportunidades de aprendizaje en el lugar
de trabajo son también una expresión directa de las
necesidades de los empleadores, dado que éstos serán
los más interesados en ofrecer esas oportunidades en
áreas en las que escasea el personal cualificado”.
Ƥ
puestos de trabajo del futuro
Las consecuencias del desarrollo de cualificaciones
profesionales son trascendentales en todos los
países. Muchos de los puestos de trabajo que se
generarán en los dos próximos decenios no existen
hoy, aunque la mayor parte de la población activa de
esos años ya está recibiendo educación y formación.
Está previsto que el desarrollo de las cualificaciones
profesionales desempeñe un papel importante a medida
que las economías avanzan hacia una utilización de
energías más limpias, con creación de puestos de trabajo
nuevos y “verdes”. Varios países ya han declarado que
tienen escasez de cualificaciones profesionales en
el terreno de las energías renovables y otros sectores
EMPLEO JUVENIL EN SERBIA
En Serbia, las tasas de desempleo entre los jóvenes
triplican a las de los adultos (37,4% y 12,3%,
respectivamente, en 2010). Los jóvenes con un nivel
de estudios bajo, los jóvenes romaníes, los jóvenes
desplazados internos y los refugiados se enfrentan a
dificultades aun más graves, como el subempleo, el
empleo precario, las condiciones de trabajo deficientes
y el trabajo en la economía informal.
La Política y el Plan de Acción sobre el Empleo Juvenil
(2009-2011) del país ponen de relieve el crecimiento
intensivo en empleo, la empleabilidad, la inclusión en el
mercado de trabajo a través de medidas específicas y la
gobernanza del mercado de trabajo de los jóvenes. Los
cerca de 3,9 millones de dólares de EE.UU., procedentes
tanto de la Administración como de donantes, que se
destinaron al Fondo de Empleo Juvenil existente han
respaldado la aplicación de una amplia gama de medidas
integradas en materia de empleo juvenil.
Los programas activos relacionados con el mercado
de trabajo han tenido como destinatarios a más
de 3.500 jóvenes desfavorecidos. La mayoría de
ellos tienen niveles de educación bajos (85%), son
desempleados de larga duración (60%) y no tienen
experiencia laboral (52%).
Los datos del seguimiento realizado por la
Administración indican que, de los beneficiarios jóvenes
que están trabajando, hasta un 85 % tienen un empleo
a tiempo completo. Más de la mitad de ellos trabajan
en la misma empresa en la que recibieron formación
(57%) y utilizan las capacidades adquiridas mientras se
formaban en el puesto (62%). Además, los sueldos de
los participantes en el programa son entre un 10% y un
20 % más altos que el salario mínimo legal.
La OIT ha trabajado con los Ministerios de Economía,
Desarrollo Regional, Trabajo y Política Social, así como
con los interlocutores sociales, en diversos ámbitos:
la formulación y la aplicación de la Política y el Plan
de Acción sobre el Empleo Juvenil; el establecimiento
del Fondo de Empleo Juvenil; el desarrollo de objetivos
en políticas de empleo específicas para los jóvenes
y basadas en datos contrastados; la integración del
mercado de trabajo, la migración y los servicios
sociales, y la oferta de refuerzo de capacidades para el
mercado de trabajo.
© YEM
Mayo 2012, N.º 74 |En portada |15
ecológicos. “Hay una necesidad urgente de formación
sobre la totalidad de competencias que se exigen en una
amplia variedad de puestos de trabajo, de modo que las
economías puedan tanto seguir el camino “verde” como
darse cuenta del crecimiento potencial de empleo que
ofrece este proceso”, afirma la OIT en un informe sobre
competencias y empleos verdes de próxima publicación.
En muchos casos es necesario reformar los
planes de estudios para que los programas de
competencias se correspondan con el mundo
actual del trabajo. “A menudo esto podría incluir
un minucioso replanteamiento del modo en que se
imparten las competencias. En lugar de enseñarlas
para memorizar enormes cantidades de detalles
técnicos, los estudiantes deben aprender a pensar
en contextos funcionales y adoptar enfoques
analíticos de los problemas”, explica Axmann.
“En la educación y la formación profesional, llevamos
demasiado tiempo haciendo que los estudiantes
desarrollen un cerebro que actúe como un ordenador, es
decir, que tenga un procesador pequeño y una memoria
enorme. Pero lo que realmente necesitan para abrirse
camino en el mundo actual del trabajo es un cerebro
con un procesador mucho más grande, mientras que
la capacidad de la memoria podría ser mucho más
pequeña”, concluye el experto de la OIT.
Escuchar a los jóvenes
en América Latina
En América Latina es
habitual que los jóvenes
que encuentran un trabajo
tengan que aceptar uno
en la economía informal,
que ocupa a 60 de
cada 100 trabajadores
jóvenes en la región.
La falta de puestos de
trabajo disponibles para
los jóvenes, así como la
mala calidad de éstos, es
motivo de frustración e
ira. Casi 20 millones de
jóvenes en América Latina
pertenecen al colectivo
“NiNi”, es decir, que ni
tienen trabajo ni siguen
ningún tipo de formación.
“Debemos escuchar
lo que nos dicen. El
desempleo y el subempleo
juveniles nos impiden
aprovechar el potencial de la generación mejor
formada y educada que hemos tenido. Hay asimismo
importantes repercusiones políticas, ya que los
jóvenes se han echado a la calle pidiendo respuestas
a las democracias. Quieren oportunidades.
Prestemos atención a lo
que nos dicen y actuemos
en consecuencia”, dijo la
Sra. Tinoco en el Foro.
Llamamiento a
un crecimiento
impulsado por el
empleo
Los problemas de empleo
de los jóvenes son de
carácter estructural
y requieren abordar
políticas específicas,
en opinión de los
participantes en el
Foro. El hecho de que
el desempleo juvenil, el
subempleo y el trabajo
en la economía informal
sigan siendo elevados
incluso en épocas en las que la región mejoró
su registro en relación con otros indicadores del
mercado de trabajo demuestra que el crecimiento
es necesario pero no suficiente, salvo que se
centre en la creación de puestos de trabajo.
“El progreso económico y social
es insostenible si no se asume el
desafío político de generar mejores
oportunidades para los jóvenes”, señaló
Elizabeth Tinoco, Directora Regional de
la OIT para América Latina y el Caribe,
ante los participantes en un Foro
internacional sobre empleo, juventud
y gobernanza democrática, celebrado
en Lima (Perú) el pasado mes de
diciembre. “Si la sociedad no crea
empleo para ellos, los jóvenes tienden
a perder confianza en las instituciones
democráticas”.
© M. Crozet/OIT