Fomentar la justicia social

Páginas:2-3
 
CONTENIDO
LA REVISTA DE LA OIT
La revista Trabajo se publica tres veces al
año por el Departamento de Comunicación e
Información de la OIT en Ginebra y se distribuye
gratuitamente. También se publica en árabe,
chino, finlandés, francés, hindi, japonés, noruego
y español.
JEFE DE REDACCIÓN
Hans von Rohland
EDICIÓN ESPAÑOLA
En colaboración con la Oficina de la OIT en Madrid
UNIDAD DE PRODUCCIÓN
Rita Cassaro, Iselin Danbolt,
Martine Jacquinod, Corine Luchini
EDITOR DE LA FOTOGRAFÍA
Marcel Crozet
DIRECCIÓN ARTÍSTICA
Enzo Fortarezza, MDP, OIT de Turín
DISEÑO DE PORTADA
Nova Development Corporation,
Enzo Fortarezza, MDP, OIT de Turín
CONSEJO EDITORIAL
Thomas Netter (Presidente), Charlotte
Beauchamp, Corinne Perthuis, Hans von Rohland
Esta revista no constituye un documento oficial
de la Organización Internacional del Trabajo.
Las opiniones expresadas en este documento no
reflejan necesariamente los puntos de vista de la
OIT. Las denominaciones utilizadas no implican la
expresión de ninguna opinión por parte de la OIT
sobre la situación jurídica de ningún país, área
o territorio, ni sobre sus autoridades o sobre la
delimitación de sus fronteras.
La referencia a nombres de empresas y de
productos y procesos comerciales no implica que
la OIT los apoye, y el hecho de no mencionar una
empresa, un producto o un proceso comercial
concretos no denota desaprobación.
Los textos y las fotos pueden reproducirse
libremente (excepto las fotos de agencias),
mencionando la fuente. En tal caso, se agradece
la notificación por escrito.
La correspondencia debe dirigirse al
Departamento de Comunicación de la OIT,
CH-1211 Ginebra 22, Suiza.
Tel.: +4122/799-7912
Fax: +4122/799-8577
Correo electrónico: ilo_magazine@ilo.org
www.ilo.org/communication
Impreso por GRAFOFFSET, S.L.
Publicado por la OIT de Turín
ISSN 1020-0010
El 7 de mayo de este año se celebra el 80.º aniversario de la
muerte de Albert Thomas en 1932. Tras una
guerra mundial devastadora, el primer Director de la OIT
(1919-1932) declaró que “las cuestiones económicas y
sociales están indisolublemente ligadas, y solo puede haber
una reconstrucción económica sólida y duradera si está basada
en la justicia social”.
Con este planteamiento en mente, Albert Thomas creó, a
partir de un pequeño grupo de funcionarios alojados en una
residencia privada en Londres en 1920, una institución
de alcance mundial. Bajo su dirección, la Conferencia
Internacional del Trabajo –parlamento mundial del trabajo de
la OIT– aprobó 33 Convenios internacionales, en los que se
abordan cuestiones fundamentales como la jornada de trabajo,
la edad mínima, los seguros de enfermedad, la protección
de la maternidad, el desempleo, el derecho de asociación, la
protección frente a accidentes de trabajo, el salario mínimo y
el trabajo forzoso.
Pero Albert Thomas fue también muy consciente de los
límites de la palabra escrita, incluso de los de un Convenio.
“Lo importante en el mundo actual es que las soluciones de
esta naturaleza imponen su valía en el espíritu, que aparecen
como soluciones factibles y eficaces ante la crisis...”, aseguró
Thomas, con la Gran Depresión como telón de fondo.
Fue su gusto por lo concreto lo que le impulsó a trabajar
“sobre el terreno”, a observar las realidades y a encontrarse
con las personas. En una época en la que desplazarse en
avión no era aún habitual, él realizó numerosos viajes a las
Américas, Rusia, China, Japón y la mayoría de los países
de Europa. Visitó fábricas, descendió a minas, preguntó a
empresarios y trabajadores...
“Me dedico al estudio de las realidades nacionales”,
explicó, “a fin de absorber todo lo que pueda servir para
que se materialice el ideal común”. En este sentido, fue un
verdadero seguidor de lo que en la actualidad se denominaría
Fomentar la justicia social
La OIT en la
Mayo 2012, N.º 74 |La OIT en la Historia |3
© Fotos de la OIT
globalización, es decir, la universalidad al servicio
del progreso social.
En su intervención ante la Conferencia
Internacional del Trabajo de 1933, Harold Butler,
sucesor de Albert Thomas, se refirió a “la mejora
de las condiciones sociales, la preservación de los
derechos humanos individuales y el fomento de
la justicia social... Sobre tales cimientos él logró
construir una tradición que hemos heredado El
mejor monumento que podemos erigir a su labor
consiste en conservar y fortalecer esa tradición.”
Más tarde, los dirigentes de la OIT reforzaron esta
tradición, incluido el actual Director General Juan
Somavía, que realizó un llamamiento a favor de
una nueva era de justicia social cimentada en el
trabajo decente... y lo hizo con el telón de fondo
de otra crisis mundial económica y social.
LAS CUESTIONES
ECONÓMICAS Y
SOCIALES ESTÁN
INDISOLUBLEMENTE
LIGADAS, Y SOLO
PUEDE HABER UNA
RECONSTRUCCIÓN
ECONÓMICA SÓLIDA Y
DURADERA SI ESTÁ BASADA
EN LA JUSTICIA SOCIAL
NOTA PARA NUESTROS LECTORES
El panorama mediático evoluciona con rapidez y el Departamento de Comunicación de la OIT desea
aprovechar al máximo las plataformas digitales para atender mejor a nuestras audiencias actuales y
llegar a otras nuevas, incluidos los jóvenes.
Esperamos que ello nos ayude a aumentar la repercusión de las noticias y de la oferta informativa
de la OIT.
En consecuencia, este número será el último que se publique en papel de la revista “Trabajo” de
la OIT en su formato actual. El contenido de las futuras ediciones estará disponible en un sitio web
público remodelado de la OIT. Y tenemos prevista realizar ediciones especiales impresas en torno a
acontecimientos importantes de la OIT.
Historia